Las Cuencas pierden el 75% de los empleos en industria en un cuarto de siglo

Las comarcas mineras han pasado de los 22.560 a los 5.560 puestos mientras que el sector servicios se incrementa desde los 20.730 a los 25.060 entre 1990 y 2015


Langreo / Mieres

El sector industrial en las comarcas mineras se ha desangrado paulatinamente durante el último cuarto de siglo mientras el sector servicios ha aumentado su protagonismo en estos territorios en ese tiempo. Es la conclusión que se obtiene al analizar los datos de evolución del empleo de la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales (Sadei). Según esos datos, los concejos de las zonas del Nalón y del Caudal han perdido más de un 75% del empleo en industria entre 1990 y 2015, consecuencia del progresivo cierre de la minería y del desmantelamiento y deslocalización de la metalurgia. La pequeña contrapartida, ante la fallida reindustrialización pese a los muchos fondos destinados, es un aumento del empleo en el sector servicios del 21% en ese mismo periodo.

Los datos de Sadei, actualizados en agosto de este año, indican que los diez concejos de las cuencas (Aller, Caso, Langreo, Laviana, Lena, Mieres, Morcín, Riosa, San Martín del Rey Aurelio y Sobrescobio) sumaban en 1990 un total de 22.566 empleos en el sector industrial y que en 2015 la cifra de puestos de trabajo en ese sector tan solo era de 5.567. Esto significa que municipios como Mieres o Langreo (concejos cabecera de las comarcas del Caudal y del Nalón) han pasado de estar por encima de los 8.000 y 7.300 empleos, respectivamente, a rondar los 2.200 y 1.900 puestos en industria el pasado año. No obstante, en términos porcentuales, los concejos que más han acusado esa sangría en el sector industrial han sido San Martín del Rey Aurelio y Morcín, con una reducción de empleos en el mismo del entorno del 88% en estos 25 años, pérdida que se debió a la progresiva reducción de plantilla hasta su cierre de los pozos Sotón y Monsacro.

El concejo de Aller también ha sufrido en este cuarto de siglo una importante reducción del empleo en industria, pasando de los 2.340 puestos a los 570, una reducción de casi el 76% que ha sido progresiva pese a tener aún activo el pozo Aller. Igualmente, el sector se ha visto muy mermado en concejos como Laviana y Lena, en los que la pérdida de empleos en el sector ha estado en el entorno del 59% y del 57%, respectivamente.

Los concejos con una tendencia de crecimiento en el sector industrial son Sobrescobio y Riosa, donde en este periodo de tiempo se ha creado empleo, pasando de los 23 a los 48 puestos en el caso del municipio coyán y de los 4 a 10 en el caso del riosano. No obstante, si hay que destacar que la curva del empleo en este sector en el transcurso de este cuarto de siglo es sinuosa, presentando altibajos.

Como se indicaba al principio, la contrapartida a esa progresiva reducción del empleo en industria en las comarcas mineras es el crecimiento del 21% que se ha producido en el sector servicios, que ha pasado de tener 20.729 empleo en 1990 a superar los 25.000 el pasado año. Sin embargo, si se analizaran los datos que ofrece Sadei sólo de la última década, la conclusión sería que este sector también ha perdido puestos, ya que en 2007 se superaban los 26.500 empleo llegando a caer estos hasta los 24.200 en 2014 y produciéndose un leve repunte en 2015.

Por concejos, Morcín y Sobrescobio es en donde más empleos se han creado en el sector servicios en estos últimos 25 años, duplicándose en ambos casos el número de puestos. Así, en el municipio morciniego se ha pasado de los 203 que había en 1990 a los 411 de 2015; y en el municipio coyán se pasó en ese periodo de los 49 a los 109. El siguiente concejo es Caso con un incremento del 44%. En Langreo el crecimiento del sector ha sido del 40%, en Laviana del 28%, en San Martín del Rey Aurelio del 27%, en Riosa del 20% y donde menos se producido ese incremento en el sector servicios ha sido en Lena y Mieres, con un 8% y un 5%, respectivamente. La excepción al crecimiento en servicios es el concejo allerano, que ha perdido un 9% de empleos desde 1990, según los datos de evolución del empleo en servicios por concejos que ofrece Sadei.

De empleos de calidad a empleos precarios

Desde las uniones comarcales de los sindicatos CCOO y UGT lamentan la situación en que se encuentra el sector industrial en la comarca y que pese a los elevados recursos económicos que llegaron a las comarcas mineras ahora haya que hablar de «una fallida reindustrialización de estos territorios», como indica el secretario general de la Unión Comarcal de CCOO del Nalón, José Manuel Zapico, quien también habla «del fracaso estrepitoso de las políticas de los gobiernos del PSOE y el PP» para las comarcas mineras para las que, en su opinión, «faltó coordinación y planificación». «Llegaron muchos recursos económicos y había que aprovecharlos para conseguir un futuro para estos territorios, pero no se ha logrado como indican las cifras de pérdida de empleos por la necedad de los dos grandes partidos mayoritarios», manifiesta Zapico, quien no obvia que tampoco ayudó la crisis económica y las reformas laborales que acometieron esos partidos «que sustituyeron empleos estables y con derechos por empleos precarios, temporales y estacionales».

No obstante, el secretario de CCOO del Nalón ha querido lanzar un mensaje positivo pese a las cifras de destrucción de empleo: «en la unión comarcal estamos convencidos de que estamos en un territorio con grandes posibilidades, con opciones para vivir y para trabajar», con lo que el mismo considera que «con una organización conjunta de la comarca del Nalón y unas estrategias de desarrollo» ésta puede tener oportunidades cuando, además, hay sectores aún por desarrollar, como puede ser el turístico.

Por su parte, el secretario general de UGT del Caudal, Sergio Álvarez, ha señalado que la situación del sector industrial en las cuencas «no era lo que se pretendía» cuando la minería y el metal generaban mucho empleo directo e indirecto y «ahora hay una situación de incertidumbre generada, entre otras cosas, porque la minería se muere poco a poco en vista de que no hay intención de dar continuidad al sector». Y para Sergio Álvarez el incremento que se produce en el sector servicios en las comarcas mineras no es alentador porque llama la atención sobre que «son empleos de baja calidad con jornadas intensas y sueldos no acordes».

Además, el mismo incide como el secretario de CCOO del Nalón en que «el número de empleos en el sector servicios aumenta en función de la temporada del año en que se esté». El representante de UGT del Caudal ha explicado también el riesgo que hay de que en las comarcas mineras se reduzca el consumo «si se pierde la industria», lo que en su opinión generaría «un bucle con difícil salida».

El mensaje positivo de Sergio Álvarez «es que en las comarcas mineras hay empresas de nueva creación con perspectivas de futuro, empresas valientes que demuestran que se pueden proyectar desde las comarcas mineras».

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Las Cuencas pierden el 75% de los empleos en industria en un cuarto de siglo