«Aquí están, estos son los Gaiteros del Carbón»

Pablo Carrera funda una banda con 26 componentes para «defender la minería» desde la música

Las gaitas suenan en la Marcha Negra La gaita del lavianés Pablo Carrera ya sonó en las calles de Madrid durante la manifestación con la que concluyó la Marcha Negra, en .

Langreo

Fue aquel 12 de julio de 2012 acompañando a la Marcha Negra cuando surgió por primera vez en la cabeza de Pablo Carrera la idea de Los Gaiteros del Carbón. «En la manifestación hubo un momento en que estaba tocando el Santa Bárbara Bendita con la gente sentada a mi alrededor. Cuando terminé empezaron a gritar: ¡Aquí están, estos son los mineros del carbón! Y, entonces, me dije, es una frase muy buena para llevarla a mi terreno», explica. Y así ha sido. Algo más de cuatro años después, el conocido gaitero del valle del Nalón ha fundado una banda con 26 componentes, «una formación que va a defender el carácter de la minería musicalmente hablando» y que, por supuesto, tendrá «un repertorio minero».

El debut de Los Gaiteros del Carbón tenía lugar el pasado 22 de octubre durante la celebración de El Xarandal en La Felguera, un debut a lo grande, según el propio Pablo Carrera, puesto que se subieron al escenario con Celtas Cortos «que nos recibieron con los brazos abiertos y confiaron en mí», señala agradecido por la oportunidad que se les brindó ante las 4.500 personas presentes esa noche porque, como dice el joven gaitero, en las cuencas «todo el mundo tiene un familiar minero» y, por tanto, se entiende la reivindicación del mundo del carbón. Y en cuanto al ámbito musical, el mismo apostilla que «cuantas más agrupaciones musicales velemos por el futuro de la minería, mejor».

La ilusión

El de Los Gaiteros del Carbón es un proyecto complejo pero que llena de satisfacción ao Carrera por lo que significa también para quienes integran esta banda. «Hay alumnos que llevan en la escuela conmigo entre seis y ocho años y tienen una media de edad de entre 12 y 16 años y verlos tan ilusionados en un proyecto así hace que no puedas decirles que no», explica el gaitero, que desvela que el primer ensayo entre general e improvisado y con público fue en enero cuando participaron en la cabalgata de Laviana. Aquel día se dio cuenta de que merecía la pena intentarlo, porque «pese al lago recorrido que hay entre Barredos y Pola de Laviana, cuando llegamos al final más que cara de cansados la tenían de ilusión», argumenta. Lo complicado fue sacar tiempo para dedicárselo a la banda y ensayar, un día en el que pudiesen quedar todos. Comenta que «la única opción que veía era el domingo por la tarde, porque por semana todos tenían unas actividades u otras, o yo no podía porque tenía clases», con lo que en un principio tuvo poca confianza en que el proyecto saliera adelante: «Siendo de domingo por la tarde pensé que iba a durar 15 días». Pero, para su sorpresa, la ilusión se transformó «en compromiso» y los integrantes más que ver el ensayo como una obligación «lo ven como una vía de escape».

Esas dos premisas llevan a Pablo Carrera a pensar en ampliar el repertorio musical de Los Gaiteros del Carbón porque, aunque acaban de empezar, para diciembre la banda ya tiene cerradas algunas actuaciones. Esto es, en su opinión, porque la agrupación «ha generado aceptación y empatía con la sociedad de las cuencas, sobre todo de la del Nalón porque los integrantes son de Laviana, San Martín del Rey Aurelio o Langreo».

Además, Los Gaiteros del Carbón atraen no sólo por su música, sino también por su atuendo, ya que sus componentes van vestidos de mineros con sus respectivos cascos y lámparas en la cabeza. «La sociedad asturiana está acostumbrada a ver bandas de gaitas, pero esta es diferente por lo que representa», señala el fundador, quien no quiere dejar de poner de relieve «además de la calidad musical del grupo, la calidad humana». Apostilla que quizá no vaya a ser una banda muy reconocida, «pero desde luego estamos haciendo algo diferente y los chavales lo hacen con toda la ilusión». Eso lleva a quien dirige esa novedosa banda a querer matizar todos los detalles y, aunque para la actuación de El Xarandal «todos se buscaron la vida para tener un casco y una lámpara, la idea es que todos podamos ir igual y dar una buena imagen».

Pablo Carrera es consciente también de que la banda puede generar expectativa también entre los muchos alumnos que tiene su escuela de música A Mansalva y que quizá sus alumnos de gaita más pequeños también quieran formar parte del proyecto. «Si se despliega demasiado quizá haya que hacer dos grupos, los pequeños pueden ser Los Gaiterinos del Carbón», dice en broma pero sabiendo que puede llegar a ser una realidad como lo es Los Gaiteros del Carbón.

Pablo Carrera es mucho más

Pero Los Gaiteros del Carbón no es lo único que representa Pablo Carrera. Es mucho más: el propietario de A Mansalva (escuela de música, empresa de eventos y productora discográfica), integrante del grupo de folk Duerna, inventor del poiter (soporte para gaitas), gaitero oficial del Concurso de Tonada Cuenca del Caudal, organiza el Concurso de Tonada Cuenca del Nalón, acompaña a la gaita en multitud de ocasiones a la cantante de tonada a Marisa Valle Roso, participó en la gira 50 años no es nada de Víctor Manuel y colabora en casi todas aquellas iniciativas que le llegan.

 Para todo encuentra tiempo porque, asegura, «es cuestión de organización», una organización que, revela, suele estar en un planning. Pablo Carrera parece capaz de aún más, puesto que en estos días última la apertura de la segunda sede de A Mansalva. Al trabajo de la escuela que ya tiene en Laviana se sumará el de la escuela de La Felguera. En total se impartirán unas 20 disciplinas musicales, para lo que contará con más de una treintena de profesores. En la actualidad A Mansalva tiene un centenar de alumnos, cifra que se verá incrementada a partir de noviembre cuando se ponga en marcha la escuela en la sede langreana.

Valora este artículo

11 votos
Comentarios

«Aquí están, estos son los Gaiteros del Carbón»