La posible fusión sanitaria de las Cuencas pone en alerta a los alcaldes

Carmen Liedo LANGREO

CUENCAS

Anibal Vázquez (alcalde Mieres) y Jesús Sánchez (alcalde de Langreo)
Anibal Vázquez (alcalde Mieres) y Jesús Sánchez (alcalde de Langreo)

Los regidores piden al consejero de Sanidad «valentía» para explicar en qué consistiría la unificación de los hospitales del Nalón y del Caudal

17 ene 2017 . Actualizado a las 17:57 h.

Mieres y Langreo no están en contra de que las áreas sanitarias del Caudal y del Nalón tengan una gestión única pero los alcaldes de los concejos cabecera de las comarcas mineras quieren claridad y explicaciones de «qué se va a hacer, cómo se va a hacer y qué objetivos se persiguen». Los profesionales de la sanidad de estas zonas están alertando de la unificación sanitaria, aunque desde la Consejería de Sanidad sólo se hable de unificación de servicios. La postura que los regidores de estos municipios, Anibal Vázquez y Jesús Sánchez, han querido trasladar una la rueda de prensa conjunta que defenderán «lo que sea mejor para los usuarios» y es que han tenido en cuenta que las cuencas tienen una población muy envejecida para la que la sanidad es una cuestión «imprescindible».

Así, el «no en contra de la fusión» que han dicho literalmente los alcaldes tiene asteriscos. Anibal Vázquez ha hablado de que no estarían en contra de una gestión única para los dos hospitales si eso conlleva una reducción de altos cargos, si contribuyera a disminuir las listas de espera, si supusiera mejoras asistenciales para los usuarios con costes inferiores o conllevara otras cuestiones positivas para los pacientes. El regidor mierense ha considerado necesario que «las bondades» de la unificación de las áreas sanitarias «se pongan encima de la mesa y se visualicen». Sin embargo, ha matizado que en lo que no estarían de acuerdo sería «en un trasiego de pacientes para determinados servicios» porque el mismo ha puesto de relieve «el desastre de comunicaciones que hay» entre los municipios de Langreo y Mieres.

Jesús Sánchez, por su parte, ha señalado que es necesario que el consejero de Sanidad dé explicaciones de forma inmediata sobre la fusión al entender que «la opacidad está generando incertidumbre entre los usuarios y el personal sanitario», lo cual genera problemas «que afecta a la calidad del servicio». De hecho, Jesús Sánchez ha manifestado su «preocupación» por la situación que se dio en ambos hospitales semanas atrás cuando «había gente en los pasillos y en urgencias habiendo plantas cerradas».