El Principado tiene 50 viviendas «cerradas y sin reparar» en Mieres pese a emergencia social

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca pide a la administración regional que deje de dar «largas» a las familias y se «comprometa» a dar respuesta al «grave» problema habitacional que tiene Asturias

Infravivienda en Turón La PAH denuncia que no reúne unas mínimas condiciones de habitabilidad al faltarle parte del tejado y no disponer de los servicios básicos, como luz y agua

Redacción

Más de medio centenar de viviendas sociales están desocupadas sólo en el concejo de Mieres y mientras decenas de personas malviven en casas que se encuentran en pésimas condiciones y sin los servicios básicos. Es la denuncia que esta mañana hacía la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y los Desahucios de Asturias cuyo portavoz, Miguel García, ha lamentado «la desidia» del Principado que mantiene «cerradas y sin reparar desde hace más de un año» todas esas viviendas pese a que en el municipio mierense hay una amplia demanda de vivienda de emergencia social. Así, el mismo ha pedido a la administración regional que deje de dar «largas» a las familias que necesitan una vivienda con urgencia y se «comprometa» a dar una respuesta al grave problema habitacional que tiene, no sólo el concejo mierense, sino toda Asturias.

Ha sido el Consistorio mierense el que ha informado a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de la existencia de unas 55 viviendas sociales cerradas cuya titularidad es del Principado. «Eso nos explica que haya unas listas de espera enormes en viviendas de emergencia social y mientras tanto el Ayuntamiento no da a basto en ayudas sociales», ha reprochado el portavoz del colectivo, quien ha denunciado la falta de respuesta de la administración regional a un municipio «muy castigado por la crisis, el cierre de las minas, con un paro de mas del 23%, y un paro juvenil de los mas altos del Principado», ha recordado Miguel García.

Durante la rueda de prensa la Plataforma ha criticado también que Gobierno autonómico dirija más esfuerzos a hacer planes varios que a llevarlos a cabo cuando hay personas y familias con necesidades urgentes e vivienda. En concreto, García ha manifestado que «parece ser que el Principado de Asturias está mas empeñado en hacer Programas de Garantía Habitacional, Planes de Vivienda y Planes de Autonómicos de Inclusión Social, que nos cuestan a todos los Asturianos 140 millones de euros al año, que en aplicarlos cuando el problema habitacional en Mieres y en Asturias se está acuciando con personas que viven en trasteros, hacinadas o en infraviviendas».

Por ello, la Plataforma pode que el Principado se comprometa a reparar las viviendas que existen «para dar solución a las personas y familias que necesitan una vivienda de emergencia social, que se de soluciones reales para los solicitantes y no solo largas y largas porque Asturias tiene un problema habitacional grave y el Principado no da respuesta».

La infravivienda de María José: sin parte del tejado y sin servicios básicos

Un ejemplo de infravivienda es la de María José Álvarez, quien vive en una vivienda en Turón que no reúne unas mínimas condiciones de habitabilidad al faltarle parte del tejado y no disponer de los servicios básicos, como pueden ser la luz y el agua. Ésta situación ha obligado a María José a andar con una maleta «de casa en casa» de familiares. Y es que las duras condiciones del invierno de frío y lluvia hacen que ahora mismo no pueda vivir en la misma.

 «Mi situación es muy fastidiada», comenta María Jesús. Y es que, aunque como ella misma explica dispone de «una pequeña paga», una cantidad de dinero que le es insuficiente para vivir y poder realizar los arreglos necesarios a la vivienda en la que actualmente reside propiedad de un familiar. «He ido a todos los sitios a pedir ayuda, pero me es denegada», comenta esta vecina de Turón a la que la dureza del invierno ha obligado a andar «con una maleta con mi ropa de arriba para abajo», ya que acude a dormir a casa de su hermana «estos días que hizo tanto frío». Pero cuando llueve tampoco se puede quedar, y es que tras los episodios de viento se le levantó el toldo que cubría el tejado y que evitaba que entrara tanta agua en la casa.

 «La vivienda está mal, necesita muchos arreglos», comenta María José Álvarez, que muestra como la lluvia ha inundado algunas estancias de una casa «en la que no tengo ni luz, ni agua ni calentador». Y a todo eso se le suma la sensación de no tener salida porque «a mis años ni buscar trabajo porque no me lo dan porque soy mayor». Es por ello, que pide «una casa o que me ayuden a arreglar esta» en vista de que «en el Ayuntamiento me han dicho que casas no hay, así con estas palabras», apostilla la misma.

 Sin embargo, desde la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, que en la mañana de este viernes acompañaba a María José en su reivindicación, advierten que «su situación no puede seguir así» cuando hay viviendas cerradas y es posible satisfacer ya la demanda de viviendas de emergencia social que existe tanto en Mieres como en el resto de la región. «No podemos permitir que los ciudadanos asturianos viven en estas condiciones», asevera Miguel García.

 Cambio de las reglas de adjudicación de viviendas

 Otro aspecto que se ha querido denunciar desde la Plataforma de Afectados por la Hipoteca y los Desahucios de Asturias es que el Principado haya cambiado el proceso de adjudicación de la vivienda de emergencia social, «que ahora será a través de unas listas de espera y no por criterios objetivos de necesidad», indica el portavoz del colectivo, quien dice que le parece «increíble que se cambien las reglas del juego a mitad de un partido y que esas reglas no se cambien en el decreto de adjudicación de viviendas de emergencia social». Así, desde la plataforma piden a los Ayuntamientos «que no las acepten porque muchas familias van a quedar en la calle, como se nos ha manifestado desde los mismos y que sigan los procedimientos del decreto».

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

El Principado tiene 50 viviendas «cerradas y sin reparar» en Mieres pese a emergencia social