¿Serviría el área sanitaria única para reducir la demora quirúrgica de las cuencas?

Los hospitales Valle del Nalón y Álvarez Buylla, inmersos en lo que Sanidad llama un proceso de cooperación, cerraron 2016 con una lista de espera menor pero sin conseguir sus mejores resultados

Hospital Álvarez Buylla en Mieres.Hospital Álvarez Buylla en Mieres
Hospital Álvarez Buylla en Mieres

Nalón / Caudal

La «cooperación» entre las áreas sanitarias de las cuencas, como denomina la Consejería de Sanidad a lo que el Simpa llama «fusión encubierta», genera dilema y un estado de alerta entre los ayuntamientos de las comarcas del Nalón y del Caudal, sobre todo en los de Langreo y Mieres, cuyos alcaldes no han rechazado la unificación administrativa de los hospitales que albergan en sus municipios si eso redunda en una mejora de la calidad asistencial . La preocupación expresada hace unas semanas por Jesús Sánchez y Anibal Vázquez es que los datos no refrenden esa unificación y no se traduzca en una reducción de las listas de espera y de los tiempos de demora media. Pues bien, según los datos publicados por el Servicio de Salud del Principado de Asturias (Sespa), los hospitales Valle del Nalón y Álvarez Buylla habrían cerrado el pasado año con 2.876 pacientes esperando para ser intervenidos, lo que supone un 2,60% menos que a finales de 2015 cuando la cifra se situaba en 2.953 pacientes pendientes de una operación. Este descenso del último año es insuficiente para llegar a las cifras de 2013, año que culminó con 2.702 personas en espera quirúrgica, el mejor dato del lustro.

Lo cierto es que la suma de las listas de espera de los hospitales de las áreas sanitarias VII (Caudal) y VIII (Nalón) sirve para equilibrar un baile de cifras que parece imposible de mantener a raya si se miran los datos por separado, ya que la lista quirúrgica de los últimos cinco años de ambos complejos hospitalarios deja un gráfico que se caracteriza por los altibajos. Así, los pacientes en espera de una intervención en el Valle del Nalón en el último mes de cada año eran 2.262 en 2012, 1.618 en 2013, 1.356 en 2014, 1.500 en 2015 y 1.505 en 2016. En el caso del hospital Álvarez Buylla las cifras de finales de cada ejercicio indican que había 1.231 en 2012, 1.084 en 2013, 1.391 en 2014, 1.453 en 2015 y 1.369 en 2016.

En ambos casos, el tiempo máximo de espera de un paciente en espera estructural (los que se encuentran en situación de ser intervenidos quirúrgicamente y cuya espera es atribuible a la organización y recursos disponibles) se situó según los datos del Sespa de diciembre del pasado año en 179 días, siendo la demora media de 65,7 días en el Álvarez Buylla y de 70,5 en el Valle del Nalón, unas demoras que han descendido teniendo en cuenta que el datos de diciembre de 2015 fijaba esa demora media en 77,1 días.

El consejero de Sanidad, Francisco del Busto, daba cuenta hace unos días a los alcaldes de las comarcas mineras de algunos de los servicios de los hospitales Valle del Nalón y Álvarez Buylla que trabajan de forma colaborativa, servicios como son el de nefrología, hemodiálisis, endoscopias, UVI, ginecología o urología. El mismo indicaba que antes del acuerdo de colaboración entre ambos complejos todas las cirugías urológicas complejas se derivaban al HUCA, mientras que el pasado año 185 intervenciones de estas características se realizaron en el hospital de Mieres.

Cotejando los datos del Sespa de pacientes en espera estructural de esta especialidad a finales de los años 2015 y 2016, se percibe un leve descenso en ambos hospitales. Así, el Valle del Nalón habría pasado de tener 157 pacientes en espera en diciembre de 2015 frente a los 142 con los que cerró el pasado ejercicio. De igual modo, en el Álvarez Buylla el descenso habría sido menos notable pasando de los 94 a los 91. El tiempo medio de espera de los pacientes también descendió el año pasado respecto al anterior, situándose en 57 días en ambos complejos hospitalarios.

En la especialidad de Ginecología, otra de las citadas por el consejero de Sanidad por existir colaboración entre los hospitales de Mieres y de Riaño, el descenso de la lista de espera quirúrgica tendría excepción, puesto que si bien en el caso del Álvarez Buylla el número habría bajado en diciembre de 2016 frente al mismo mes de 2015 pasando de 107 pacientes en espera a 100, en el caso del Valle del Nalón esa lista de espera se incrementó en el mismo periodo desde los 83 pacientes a los 91. El dato positivo es que la demora media de espera para ser intervenidos descendió de los 66 a los 50 días, siendo el tiempo máximo de espera de 178 días.

En lo que respecta a las especialidades con lista de espera quirúrgica en el Valle del Nalón cabe reseñar que comparando los meses de diciembre de los dos últimos años, esta descendió en Oftalmología, Otorrinolaringología y Urología y, en cambio, se incrementó en Cirugía general y digestiva, en ginecología y en Traumatología, aunque en ninguno de los casos la espera de los pacientes era superior a los seis meses. Los datos del Sespa relativos al hospital Álvarez Buylla reflejan que en todas las especialidades descendió el número de pacientes en espera estructural, salvo en Traumatología, que se habría incrementado en dos personas.

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

¿Serviría el área sanitaria única para reducir la demora quirúrgica de las cuencas?