San Martín multa hasta con 150 euros por dejar excrementos de perro junto a un portal

El ayuntamiento abre un expediente a un vecino de Blimea. El consistorio tramitó 10 expedientes el año pasado


Redacción

El Ayuntamiento de San Martín del Rey Aurelio ha abierto un expediente sancionador al propietario de un perro que circulaba suelto por la vía pública y que había depositado sus excrementos en los aledaños al portal de viviendas número 1 de la calle de Puerto de Pajares, en Blimea. El titular se enfrenta ahora a una multa de entre 50 y 150 euros, por incumplimiento de la ordenanza de tenencia de animales de compañía.

El incidente se produjo el pasado 6 de febrero cuando dos agentes de la Policía Local, que atendían una llamada de un vecino en los anexos a la iglesia de Blimea, se percataron de la presencia de un perro suelto defecando en la vía pública que acto seguido corre hacía su dueño, que se encontraba en las proximidades. Los agentes informan in situ al propietario del animal de las faltas que había cometido y le emplazan a recoger las deposiciones del perro, acción que cumple protestando y mostrando disconformidad. 

Según la ordenanza de tenencia de animales de compañía, «los perros que circulen por la vías y espacios públicos o privados de concurrencia pública deben ir sujetos por correa o cadena con collar y provistos de la pertinente identificación. La persona que conduzca al animal queda obligada a la recogida de las defecaciones del mismo». El incumplimiento de esta orden se considera una falta leve susceptible de multa.

Primer expediente del año 

El de Blimea es el primer expediente del año incoado por incumplimiento de la ordenanza canina. El año 2016 se cerró con una decena de informes tramitados o en tramitación por circulación de perros sueltos, animales sin censar, perros potencialmente peligrosos sin bozal o deposiciones de heces en la vía pública. 

La apertura de expedientes sancionadores se activa en San Martín del Rey Aurelio a partir del año 2012 con una aplicación más rigurosa de la ordenanza para velar por la buena convivencia vecinal. Hasta entonces el ayuntamiento amonestaba por escrito a los titulares de perros de las infracciones cometidas, informando desde un plano pedagógico de las obligaciones de la norma, pero sin llegar a incoar informe como tal. De igual modo, se puso en marcha una campaña para informar sobre la ordenanza y se repartieron bolsas para recoger los excrementos de los animales. Anteriormente, se había promovido una campaña para la instalación del microchip, de acuerdo con el Principado, facilitando el procedimiento y rebajando el coste que entonces suponía, que se llevó a cabo en dependencias municipales.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

San Martín multa hasta con 150 euros por dejar excrementos de perro junto a un portal