Las mujeres de las Cuencas rompen el techo de cristal

El poder femenino en la politica y los sindicatos va en aumento. Hablamos con siete ejemplos


Langreo

«Es triste que sea noticia por ser una mujer, una pena que sigamos siéndolo por esto y no por la valía». La expectativa generada esta semana al anunciarse que Esther Barbón va a ser la primera mujer que opte a dirigir la Unión Comarcal de CCOO del Nalón llevaba a la candidata a pronunciar estas palabras en el acto de presentación consciente de que ella puede ser la encargada de romper un hito en unas cuencas mineras cuya idiosincrasia hizo que el mando y la acción política y sindical fuera más bien cosa de hombres mientras en los tiempos de la represión el papel de la mujer era secundario y, en todo caso, de trinchera. A día de hoy puede decirse que en las cuencas ya hay mujeres que han roto el techo de cristal político-sindical y que su presencia no se limita a ser afiliadas, a ser concejalas o a formar parte de una ejecutiva, sino que ya son muchas las mujeres de estos territorio mineros las que han asumido puestos de máxima responsabilidad. Y aunque las que ahora tienen mando consideran que «se ha abierto camino» también coinciden en que «en igualdad todavía queda mucho por hacer».

Por lo pronto, Ana Isabel Díaz (IU) ha conseguido ser la alcaldesa de Riosa, Gema Álvarez (IU) la de Lena, Beatriz González (IU) está repitiendo como coordinadora general de la coalición en Mieres, Leticia Gil (IU) como coordinadora en Laviana, María Fernández (PSOE) es la secretaria general de la Agrupación Socialista de Langreo, concejo del que también fue alcaldesa; y Montserrat Álvarez (PSOE) ocupa ese mismo cargo en la Agrupación Socialista de Lena. Ellas son sólo algunos de los ejemplos de mujeres que en un momento dado se decidieron a dar un paso para seguir marcando el camino de la igualdad, como esta semana lo daba Esther Barbón «orgullosa de poder llegar a representar a la comarca del Nalón» sindicalmente hablando cuando históricamente se ha considerado que era una labor «masculina». Ella, si sale elegida en el congreso comarcal que CCOO celebrará el 7 de marzo, romperá un hito en las comarcas mineras como en su día lo hiciera Esther Díaz al convertirse en la primera alcaldesa, no sólo del Nalón, sino de las cuencas; o María Teresa Mallada, quien presidió la Junta Local del PP de Aller antes de ser nombrada presidenta de la propia empresa Hunosa.

Gema Álvarez, alcaldesa de Lena: «A las mujeres se nos mira con lupa»

Superado el vértigo inicial de asumir unas responsabilidades casi exclusivas de los hombres en estos territorios hasta hace no tantos años, alguna todavía traslada esa sensación de que «se nos mira con lupa cuando a los hombres no se mira tanto», manifiesta la alcaldesa de Lena, quien señala que «en un territorio como este, más de paisanos, es más complicado» para la mujer acceder a puestos de poder que en otro sitios, y lamenta coincidiendo con Esther Barbón que aún sigan siendo noticia «por el sexo de quien accede a cargos de mando más que por nuestro currículum o por nuestra valía». En este sentido, Gema Álvarez, cuyo equipo de gobierno está formado mayoritariamente por mujeres, matiza que «no es que las mujeres seamos mejores, pero tampoco peores» y añade «sin menospreciar a los hombres» que si ellas cometen algún error no es nada diferente a los que puedan cometer ellos. Sin embargo, advierte que en alguna ocasión tiene que enfrentarse a «micromachismos».

Beatriz González, coordinadora de IU Mieres: «A un hombre se le presupone la valía, una mujer tiene que demostrarla»

La coordinadora general de IU de Mieres va más allá porque entiende que en estos tiempos «en los que se supone que hay un modernismo» establecido por el proceso democrático aún se da «una desigualdad manifiesta» en estas comarcas porque recuerda que «la minería siempre fue un mundo muy masculino en el que los hombres ostentaban la representación». «A un hombre se le presupone la valía y una mujer tiene que demostrarla», lamenta Beatriz González, que considera «importante romper los techos de cristal» y que las mujeres puedan dar pasos hacia la igualdad en todos los ámbitos porque «estamos preparadísimas, tanto o más que los hombres, y no estamos ocupando los puestos de responsabilidad que nos corresponden», porque recuerda que «la presencia de la mujer sigue siendo minoritaria en el Tribunal Constitucional, en la Real Academia Española, en la Universidad o en los gobierno autonómicos». Sobre su experiencia como coordinadora de la coalición en Mieres, González señala que su forma de trabajar es «en el plano de la igualdad» y confía en que los «pequeños pasos» que se han dado asumiendo las mujeres responsabilidades en las organizaciones sean parte «de un proceso que ya no haya quien lo pare».

María Fernández, secretaria PSOE de Langreo: «En igualdad aún queda mucho por hacer»

De esos «pequeños pasos» habla también la secretaria de la Agrupación Socialista de Langreo. María Fernández señala que ya «hay un camino marcado y abierto política y sindicalmente», un camino por el que dice «hay que seguir» porque «la mujeres estamos tan capacitadas para los puestos de responsabilidad como los hombres, y no porque lo digan los estatutos de mi partido», en referencia a cuando se establecieron las cuotas de participación femenina o las listas cremallera. En su opinión, lo que tiene que darse es «una igualdad de condiciones» aunque admite que en unos territorios en los que el poder lo ostentó históricamente el hombre si se tiene «la sensación de que todos los días tienes que demostrar que estás preparada y a la altura de las circunstancias», y añade que aunque «aprendes a vivir con ello» todavía supone «estar un paso por detrás», con lo que apostilla que «en materia de igualdad aún queda mucho trabajo por hacer».

Leticia Gil, coordinadora de IU Laviana: «Es bueno y necesario que haya mujeres en puestos de responsabilidad»

Estas últimas palabras salen también de la boca de Leticia Gil, coordinadora general de IU de Laviana, aunque ella comenta que lo ha tenido «más o menos fácil» porque siempre ha contado con el apoyo de los integrantes de la Asamblea Local, quienes sintió que depositaban la confianza en ella al proponerla para que dirigiera la coalición en el ámbito municipal. Además, considera que en Izquierda Unida es «algo más normalizado» el que haya mujeres en puestos de responsabilidad. «Es bueno y necesario, y no tiene por qué haber ninguna diferencia respecto a cuando el cargo lo ostentan hombres», ha manifestado la coordinadora lavianesa de la coalición.

Ana Isabel Díaz, alcaldesa de Riosa: «En la educación está todo para lograr la igualdad»

Esa buena acogida la sintió también la alcaldesa de Riosa, Ana Isabel Díaz, aunque también sintió el vértigo de ser, no sólo la primera alcaldesa de Riosa, sino de la comarca del Caudal, «y estar rodeada de hombres cuando acudía a las reuniones del Consorcio de la Montaña Central o del Leader» antes de que Gema Álvarez fuera nombrada alcaldesa tras la renuncia de Ramón Argüelles. Y aunque comenta que de los compañeros de IU siempre ha recibido el máximo respeto, también cuenta como anécdota el que gente cercana se sorprendieran de que se atreviera a ser candidata a la alcaldía por Riosa «y encima siendo mujer, me decían, como si por ser mujer tuviera menos opciones». Como curiosidad, la regidora de Riosa ha contado que para el próximo 8 de marzo, con motivo del Día Internacional de la Mujer, están organizando una comida de mujeres que hayan sido concejalas en el concejo y que a la misma sólo irán 18 mujeres, que son las ediles que ha tenido el municipio en la etapa democrática «con la cantidad de hombres que pudieron haber pasado en todos estos años».

Y para Ana Isabel Díaz «en la educación está todo para lograr la igualdad», una asignatura en la que todavía no se llega al aprobado si se tienen en cuenta las preguntas que los alumnos del colegio le hicieron a la alcaldesa de Riosa en una entrevista cuando ésta fue elegida. «Una de las preguntas era que si era alcaldesa quien cocinaba en mi casa y otra que ser alcaldesa era porque era la mujer del alcalde», ha trasladado Díaz, para quien es fundamental que se inculque «en la igualdad tanto en el colegio como en casa, porque sino es difícil lograrla».

Montserrat Álvarez, secretaria PSOE de Lena: «Animo a más mujeres a que asuman puestos de responsabilidad»

La secretaria general del PSOE de Lena, Montserrat Álvarez, coincide en que «las cuencas son territorios complejos» en tanto que siempre estuvieron dirigidas por hombres, lo cual ha conllevado «muchos obstáculos para que las mujeres rompiéramos ese techo de cristal. No obstante, afortunadamente, cada vez somos más», ha destacado la misma. De todos modos, en el ámbito de la experiencia personal señala que siempre se vio muy arropada por sus compañeros de agrupación, lo que la hizo sentirse muy cómoda. Por ello, la misma ha querido «animar a más mujeres a que se implique y se atrevan a asumir puestos de responsabilidad» y más ahora que «éstas pueden tener las mismas inquietudes que cualquier hombre y están igual de preparadas». Y es que para Montse Álvarez también hay una relación directa entre «el aumento del nivel de formación y entrar en el espacio de la toma de decisiones».

Patricia Díaz, de Xente por Aller: «Hay muchas mujeres dispuestas a entrar en política para cambiar las cosas»

Patricia Díaz, la responsable y cabeza de lista de Xente por Aller, señala que aún resulta «muy difícil» para las mujeres ponerse al frente de partidos políticos «y más aquí en las cuencas» en donde, en su opinión, todavía hay quien mantiene el pensamiento de que «como eres mujer no tienes la misma capacidad para llevar una organización o no sabes enfrentarte a los problemas igual». Para ella, una prueba es «que cuando hay reuniones los hombres siempre se enfadan mucho y tienen que levantar la voz, lo cual me parece un gasto de energía absurdo», apostilla. «Afortunadamente, cada vez hay más mujeres y esas dinámicas están cambiando», manifiesta Patricia Díaz, quien se alegra de que en estos territorios «haya alcaldesas, porque crear referentes». De hecho, su percepción es que «hay muchas mujeres dispuestas a entrar en política, y no tiene nada que ver con querer figurar, sino que entran porque quieren cambiar las cosas».

Valora este artículo

9 votos
Comentarios

Las mujeres de las Cuencas rompen el techo de cristal