El nuevo Broadway está en el instituto de Pola de Lena

Graciela M. Camporro LENA

CUENCAS

Los alumnos estrenan en mayo su tercer musical, «¡Oh! Vamos chicos, esto no tiene ninguna gracia», un proyecto educativo inédito en Europa

18 mar 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Apenas han cumplido la mayoría de edad, pero se han convertido en auténticas estrellas del musical. Con un presupuesto que dista mucho de los grandes espectáculos, los alumnos del Instituto Santa Cristina de Lena han conseguido convertirse en todo un referente a nivel europeo en cuanto a obras de fin de curso. El próximo mes de mayo presentarán su último proyecto, ¡Oh! Vamos chicos, esto no tiene ninguna gracia, una comedia de terror que evoca a las parodias estadounidenses como Scary Movie. Los alumnos contarán además con la participación de varios vecinos del pueblo y profesionales de la talla del dramaturgo, Jorge Moreno .

«Queríamos hacer algo impactante, un espectáculo como los que se encuentran en la Gran Vía de Madrid», apunta el profesor, Aurelio M.Seco. Lo que empezó siendo una idea inocente, se ha convertido en todo un fenómeno musical que ha traspasado nuestras fronteras. La primera producción nació de la mano de varios padres y este profesor de música. Tras hacer un primer libreto, decidieron que tendrían que convertirlo en algo singular, donde destacase la música original y en directo. De ahí nació Lía y la cabeza sangrante, la primera parte de esta trilogía de terror que consiguió llenar el teatro Jovellanos de Gijón y programar una función más de las planeadas. Tal fue la repercusión de su obra que su protagonista, Nadia Boulif, ha comenzado a realizar su primeros pinitos en el mundo de la moda. Ese fue el comienzo de un proyecto que ha implicado a todo el municipio.

Tras el éxito de su primera representación, el instituto decidió seguir adelante con este proyecto escolar. Brujass se convertiría así en el segundo título de esta trilogía en la que tanto profesores, alumnos, como vecinos decidieron implicarse. Esta comedia basada en las brujas de Salem fue un éxito rotundo y sirvió para que toda la región se hiciera eco del trabajo desempeñado por este grupo de alumnos de secundaria y bachillerato.