Aller se asoma a la ingobernabilidad

Los concejales del grupo municipal socialista apoyan la decisión del alcalde de no dimitir y harán efectiva hoy la petición de baja voluntaria en la FSA. El Ayuntamiento pasaría a estar gobernado por seis concejales no adscritos a ningún partido

Pleno de la corporación de Aller.Pleno de la corporación de Aller
Pleno de la corporación de Aller

Aller

La apertura del juicio oral al alcalde de Aller, David Moreno, por presunta prevaricación y su negativa a dimitir y dejar su acta de concejal como le reclama la Federación Socialista Asturiana (FSA) ha derivado en una explosión política que deja al ayuntamiento bailando entre la incertidumbre y la ingobernabilidad. Si bien la FSA anunciaba el pasado sábado que se le abría expediente al regidor para expulsarlo de la organización, los otros cinco concejales socialistas en el consistorio tomaban la decisión este lunes de mantener su «apoyo unánime» al regidor y durante la jornada de hoy martes tienen pensado «hacer efectiva» la solicitud de baja en el PSOE. Así, cuando esa baja se haga efectiva y la FSA resuelva la expulsión de Moreno, el hasta ahora grupo municipal socialista, con el alcalde a la cabeza, pasarían a ser no adscritos, una situación excepcional en el panorama municipal español que genera incredulidad entre los grupos de la oposición, algunos de los cuáles ya hablan de moción de censura. Otros prefieren ser prudentes ante una situación que «puede paralizar» el concejo.

La teniente de alcalde de Aller, Sandra Jovellanos, ha justificado la decisión del grupo municipal socialista en que es «una postura de unión frente a estrategias políticas por intereses partidistas», ya que acusa al PP local de «querer conseguir en el juzgado lo que no consiguieron en las urnas». Recuerda que todas las corporaciones municipales desde 1996 «funcionaron con ese convenio» para la concesión de subvenciones a la empresa que gestiona el polideportivo municipal, que es el que ha derivado en la imputación del alcalde allerano, que se enfrenta a un juicio oral por una presunta prevaricación. Sandra Jovellanos insiste en las palabras de David Moreno, que asegura que este no es un caso de corrupción en tanto que no hubo menoscabo para las arcas públicas. Además, apostilla que, en todo caso, «si hubiera alguna irregularidad administrativa no sólo debería recaer en el alcalde», puesto que la fórmula era conocida por todas las corporaciones. Concluye que «esto es una caza de brujas y algo personal contra el alcalde, pero este equipo de gobierno no funciona así y vamos a seguir trabajando igualmente».

El PP de Aller es el que más claro tiene lo que hay que hacer para sacar al municipio de la incertidumbre, y aunque el portavoz del grupo municipal, Antonio del Peño, dice que esperarán a que las bajas de los concejales socialistas sean efectivas y el alcalde expulsado por la FSA, reconoce que «no queda otra que presentar una moción de censura». Es consciente de que para que prospere tendrán que «hablar, analizar y negociar muchas cosas» con el resto de grupos con representación en el Ayuntamiento de Aller, cuyo pleno está muy fragmentado, con seis concejales del PSOE (representación que se perdería), cuatro del PP, tres de IU, dos de Foro Asturias, uno de Xente por Aller, y otro de Alternativa Independiente por Aller (AIPA).

La representante de Xente por Aller, Patricia Díaz, también tiene claro que «no se puede permitir que siga en el gobierno alguien que mira para otra parte» a sabiendas de que «dejan al municipio en una situación muy complicada porque se puede paralizar el ayuntamiento». Aunque deja claro que va a haber que fijar «algunos requisitos», no descarta que pueda formarse «un gobierno de coyuntura» para evitar en lo posible «una situación horrible que va a generar  inestabilidad interna». Se muestra crítica con la postura de los todavía concejales socialistas, de los que piensa que «no midieron más allá de sus propios intereses» y no entiende que no cumplan las normas de su propio partido. Es más, hace responsables a los seis concejales que pasarían como no adscritos de que en el concejo pueda llegar a gobernar el Partido Popular. «El PSOE fue la lista más votada, pero no son mayoría y se postula una moción de censura, con lo cual si gobierna el PP será responsabilidad de estos concejales y de sus cábalas personales», ha manifestado la concejal de Xente por Aller.

Muy crítico se mostraba también el representante de AIPA, José Castañón, quien decía sentirse sorprendido «por la magnitud de la noticia, por esta traición en bloque al PSOE y por el transfuguismo». Así, aunque el mismo ve «más complicado» que llegue a prosperar una moción de censura porque requeriría «de mucha generosidad por parte de algunos partidos», Castañón sí coincide en que «hay que anteponer el bien del municipio, que es lo lógico». Deja claro que «sí quiero una moción de censura», y matiza que no porque en su día la FSA apartara su candidatura e impusiera la de David Moreno, sino porque considera que es «un presunto corrupto».

En este sentido, el portavoz de AIPA, partido que se creo como escisión del PSOE local, considera que «Javier Fernández y Jesús Gutiérrez deberían salir a dar explicaciones porque las personas que ellos impusieron, sus delfines, ahora no cumplen los estatutos». Lamenta Castañón que Aller, «que siempre fue un baluarte del socialismo», esté «desmembrado por el proteccionismo que en su día se dio a personas que no son socialistas». No obstante, ante esta incertidumbre que se abre, José Castañón señala que «hay que tener los pies en el suelo», porque asegura que «no concibo al concejo con un alcalde del PP». Reprocha a la FSA que «si es lo que buscaban, lo han encontrado», enviando una irónica felicitación a la dirección socialista regional: «mi enhorabuena a Javier Fernández y a Jesús Gutiérrez si llega a salir la alcaldía para el PP».

Por su parte, los representes de IU y Foro Asturias, María Iglesias y Pablo González, respectivamente, se han mostrado prudentes ante lo que pueda acontecer ya que la primera señala que «no esperábamos que todo esto fuer tan rápido». Así, Iglesias ha comentado que cualquier decisión la tomará la coalición en un reunión y, añade que «no es una buena situación para el Ayuntamiento». Así, respecto a una posible moción de censura sólo comenta que «habría mucho que dialogar y dedicar muchas horas a negociar».

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Aller se asoma a la ingobernabilidad