Quince pacientes al día esperan en los pasillos del Valle del Nalón por una cama

Pilar Campo OVIEDO

CUENCAS

Urgencias

Al cierre de las dos plantas de todos los veranos se ha sumado una tercera para la realización de obras, lo que supone 72 camas menos de hospitalización. Hay enfermos que tardan hasta 48 horas antes de ser emplazados adecuadamente

09 ago 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

El colapso y la saturación han  llegado a límites extremos en el Hospital Valle del Nalón, en Riaño. A las dos plantas que se cierran habitualmente todos los veranos, para la optimización de recursos económicos, se ha sumado una tercera planta, que está inhabilitada para su utilización por la realización de obras. Este cierre temporal implica la supresión de 72 camas de hospitalización, lo que ha provocado una imagen insólita: una media de 15 pacientes cada día están pendientes de una cama de hospitalización y distribuidos por los boxes y pasillos del Servicio de Urgencias, con la evidente masificación que implica al juntarse con las emergencias que, a diario, ingresan en el centro hospitalario.

A la espera de una cama libre

Una situación que desborda todas las previsiones y que está provocando un gran malestar tanto entre los profesionales del hospital Valle del Nalón como entre los familiares de los pacientes. El pasado lunes, día 7 de agosto, 15 pacientes estaban a la espera de conseguir una cama en planta y ayer, martes, día 8, a primera hora de la mañana ya había una decena de personas en lista de espera. El  personal de enfermería, auxiliares y celadores están sobrecargados de trabajo desde que se registraron estas incidencias que están causando numerosas quejas, ya que además de tener bajo su responsabilidad a los pacientes que están ingresados se suman los que llegan para ser atendidos en Urgencias, con lo que deben redoblar esfuerzos.

Fuentes del centro rechazan que la situación sea puntual, puesto que desde hace 15 días la situación se está agravando. «Hay pacientes que esperan hasta 48 horas para acceder a una cama de hospitalización y eso está pasando continuamente. No es una situación pasajera», reconocen. Y se calcula que las obras que se están llevando a cabo en la tercera planta que ha sido cerrada provisionalmente aún se prolongarán otra semana más, lo que retrasará indefectiblemente la solución.