Aller «sobrevive» con un gobierno sin partido

Cuatro meses después de abandonar el PSOE, David Moreno cuenta entre sus logros haber aprobar los presupuestos y las tasas. Asegura que está sacando adelante el programa con el que concurrió a las elecciones. La oposición, resignada al no acordar una moción de censura

David Moreno preside el pleno del 20 de abril en Aller, en el que el Gobierno dejó de ser del PSOE.David Moreno preside el pleno del 20 de abril en Aller, en el que el Gobierno dejó de ser del PSOE
David Moreno preside el pleno del 20 de abril en Aller, en el que el Gobierno dejó de ser del PSOE

Aller

Cuando a principios del pasado mes abrir se abrió juicio oral al alcalde de Aller, Davido Moreno, por presunta prevaricación, éste se negó a dimitir y a dejar su acta de concejal como le reclamaba la Federación Socialista Asturiana. Los otros cinco concejales del PSOE en el consistorio allerano decidían mantener el apoyo al regidor, dando lugar a un gobierno no adscrito. Todo apuntaba a que el ayuntamiento quedaría sumido en una ingobernabilidad que paralizaría al municipio. Más bien lo que se generó en las semanas posteriores a aquel pleno del 20 de abril en el que el equipo de gobierno pasó a no representar a ningún partido fue incertidumbre por la posibilidad de que la oposición planteara una moción de censura que nunca llegó a cuajar. Hoy, cuatro meses después, David Moreno asegura que siguen «trabajando con normalidad» e, incluso, considera que «no han sido tan poco productivos como se dijo que serían». Al contrario, puesto que en este tiempo ha logrado sacar adelante, entre otras cosas, el presupuesto municipal y las tasas para el ejercicio en curso.

Lo primero que quiere dejar claro el primer edil allerano es que «no renunciamos a nuestro programa electoral», aunque cuando concurrió a las elecciones municipales lo hacía representando al PSOE, porque asegura que «todos los integrantes del equipo de gobierno tenemos una ideología determinada». Así, apostilla que aunque sean no adscritos han seguido impulsando las medidas contempladas en ese programa y concreta que en esos meses han conseguido, por ejemplo, sacar a licitación el proyecto técnico para la carretera de Boo; que se conforme un equipo multidisciplinar para llevar a cabo una actuación de emergencia en esta localidad con riesgo para sus habitantes por la inestabilidad de la peña; la contratación de desbroces contra los incendios; o la licitación de las obras de repavimentación de la carretera AS-112a entre Moreda y Corigos con un presupuesto de 390.000 euros, además de las actuaciones y medidas que va a permitir el que se haya aprobado el presupuesto municipal y las tasas para este 2017. Con todo esto, David Moreno señala con cierta ironía que «para cuatro meses de desgobierno y ser tan nocivos no estuvo tan mal».

El alcalde no ha querido obviar que si ha sacado adelante las cuentas para este año ha sido gracias a que «ha habido grupos coherentes con sus aportaciones» con los que ha negociado para dotar al municipio de unos presupuestos. Sin embargo, Moreno apunta que la situación de no adscrito «no ha cambiado nada», ya que recuerda que antes también estaba en minoría y que igualmente tenía que negociar para no condenar a la administración a la parálisis.

De igual modo, el regidor señala que se mantiene «la lealtad entre instituciones» y que la buena relación con el resto de administraciones «no ha desaparecido» porque ahora Aller tenga un gobierno no adscrito. De hecho, hace referencia a la rápida respuesta «en 24 horas» del Principado ante su petición de auxilio por la situación de la Peña de Boo. Esa buena relación asegura que la mantiene también con los vecinos del concejo y con las asociaciones y colectivos existentes en Aller a los que sigue atendiendo y recibiendo «con la normalidad diaria» con la que lo hacía antes de que el equipo de gobierno pasara a ser no adscrito.

Resignación en la oposición

Para la oposición del Ayuntamiento de Aller el que haya un gobierno no adscrito «no es una situación ideal». Sin embargo, entre los grupos que la conforman se da cierta resignación después de que no se llegara a un acuerdo para presentar una moción de censura a David Moreno y desbancarlo de la alcaldía. Es más, todos coinciden en que en el municipio no han cambiado las cosas por la situación del equipo de gobierno y en lo que difieren unos y otros es en si se debe negociar y apoyar «a un gobierno de tránsfugas» por el bien del concejo o, por el contrario, no hay que sentarse con un alcalde «cuya palabra no tiene validez porque ha incumplido hasta el código ético del partido al que pertenecía». Estas posturas contrarias son las de IU y Foro Asturias y las del PP y AIPA (Agrupación Independiente por Aller). Mientras los dos primeros grupos de la oposición se han sentado a negociar con el equipo de gobierno no adscrito y han llegado a un acuerdo para sacar adelante los presupuestos y las tasas municipales para este 2017, los otros dos partidos se muestran preocupados porque David Moreno tenga esos apoyos cuando lo consideran «un tránsfuga que sólo tiene interés personal», critica el portavoz popular, Antonio del Peño.

Del Peño asegura que durante esto cuatro meses el municipio «ni ganó ni perdió» por tener un gobierno no adscrito, ya que opina que durante estos dos años de legislatura «el trabajo que están haciendo para dar soluciones a los vecinos sigue siendo cero». Así su preocupación es que pese a las quejas vecinales el equipo de gobierno «tenga el apoyo de determinados grupos políticos» para sacar adelante los presupuestos «cuando IU, Foro y Xente por Aller fueron los primeros que dijeron que no lo apoyarían». Así, el portavoz del PP entiende que en Ayuntamiento allerano hay «un pacto encubierto» y carga expresamente contra Izquierda Unida por haber dado el apoyo en el concejo a un alcalde no adscrito mientras que, según añade, «en Caso fue la coalición la que presentó una denuncia por prevaricación que desalojó a Tomás Cueria de la alcaldía. Es decir, en unos sitios no admiten la prevaricación y aquí apoyan unos presupuestos». Por ello, el edil popular ha reclamado explicaciones al coordinador de IU, Ramón Argüelles.

Desde IU de Aller, su portavoz, Marian Iglesias, ha manifestado que «un gobierno de no adscritos que no es bueno para ningún municipio», pero que el consejo político de la coalición decidió «aprobar los aspectos que nos parecen beneficiosos para el municipio», ya que entiende que sino podría suponer «un perjuicio para los vecinos» y, por tanto, mantiene que «haremos las cosas por y para los alleranos».

Esta posición la comparte el grupo de Foro por Asturias. El concejal Pablo González señala que la existencia de un equipo de gobierno no adscrito «no es una situación ideal» pero matiza que «aunque no es adecuado, es legal». Así, el mismo apostilla que en vista de que el PP no quiso negociar la moción de censura, «no hemos visto otra salida más que negociar» para sacar adelante cuestiones que Foro consideraba fundamentales para el municipio y que el alcalde accedió a incluir en el presupuesto municipal. «Si los presupuestos son buenos para Aller, los vamos a aprobar, porque nos debemos a los vecinos y nosotros no tenemos nada en contra de nadie ni de ningún partido, mientras que otros no han querido sentarse a negociar por intereses partidistas o personales».

Es el caso del Partido Independiente por Aller (AIPA), cuyo portavoz, José Castañón, no entiende que se pueda apoyar «a una persona que es un tránsfuga, cuya palabra no tiene validez porque ha incumplido el código ético de su partido». Es más, el mismo considera que los concejales que dieron su voto para aprobar el presupuesto «están incumpliendo el pacto antitransfuguismo» y que eso permite que todo siga igual en el Ayuntamiento pese a tener un gobierno no adscrito. Así, el concejal independiente ironiza diciendo que «el subrealismo de Picasso y de Dalí se queda corto respecto a lo que pasa en el Ayuntamiento de Aller» donde concluye que «hay una oposición mayoritaria que le sigue el juego a un tránsfuga».

Lo paradójico es que entre los grupos de la oposición se siguen pasando la pelota sobre quién tuvo la culpa de que no se alcanzara un acuerdo entre todos para presentar la moción de censura a David Moreno. Por un lado, el PP sigue culpando a IU por no aceptar la coalición su oferta de gobernar el último año de legislatura: «IU además de tener miedo a gobernar, está claro que no está preparada, y da radia que todo siga en la misma situación», indica Del Peño, que insta al resto de grupos de la oposición «a pensar lo que están haciendo». En cambio, desde Foro Asturias achacan la falta de un acuerdo para presentar la moción a la exigencia del PP de tener que encabezarla y no querer participar en las reuniones que llevaron a cabo el resto de grupos.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Aller «sobrevive» con un gobierno sin partido