Julio García acepta «el reto» de ser alcalde de Laviana consciente de que «Adrián ha dejado el listón muy alto»

El secretario general de la FSA, que se mantiene como edil del Ayuntamiento lavianés, asistió desde la bancada de concejales al tenso momento en que IU presentó candidatura a la alcaldía y Somos le anunció su apoyo

Julio García toma posesión como alcalde de Laviana
Julio García toma posesión como alcalde de Laviana

Pola de Laviana

Julio García ya es alcalde de Laviana. El nombramiento ha tenido lugar en el Pleno extraordinario que se ha celebrado a las cinco de la tarde de este viernes después de que el pasado 9 de octubre Adrián Barbón renunciara al cargo tras ser elegido secretario general de la Federación Socialista Asturiana. Sin embargo, Barbón aún mantiene su condición de edil del Ayuntamiento de Lavianés y desde la bancada de concejales ha asistido a unos minutos de tensión e incertidumbre al presentar IU (4 concejales) candidata a la alcaldía, anunciar Somos (2 concejales) que apoyaría a Leticia Gil y comenzar la portavoz del PP (2 concejales) su intervención con críticas a la labor del equipo de gobierno socialista. El alivio llegó para los concejales socialistas cuando al finalizar su intervención Cristina Alonso (PP) dijo que no presentarían candidatura y que su voto sería la abstención, a la que también se sumó el único edil de Foro Asturias. Así, Julio García salió elegido alcalde con los 8 votos a favor del grupo socialista.

La intervención de la portavoz socialista, Cristina Remesal, esgrimió las razones por las que todos los concejales de su grupo municipal habían decidido «por unanimidad» que Julio García fuera su candidato para suceder a Adrián Barbón al frente del Ayuntamiento lavianés, unos argumentos que resumió en que «es el mejor alcalde que Laviana puede tener» pese «a la imagen apocalíptica que algunos grupos intentan dar» con «actuaciones casi teatrales», en referencia a las críticas que expusieron IU y Somos por las que justificaron la presentación de otra candidatura «conformando una alternativa de izquierdas». Sin embargo, las palabras de la representante socialista, que aseguró al nuevo alcalde que «no estás solo», no consiguieron menguar los nervios del recién elegido regidor, que tras haber tomado el bastón de mando de su antecesor y dar un turno de palabra a los portavoces de la oposición, pronunció su primer discurso como alcalde, un momento que con voz y sonrisa nerviosa calificó como «difícil y emotivo».

Ese nerviosismo no abandonó a Julio García en ningún instante de su intervención, porque aunque aceptó «el reto» de ser alcalde de Laviana, el mismo se mostró consciente de que su antecesor y ahora secretario general de la FSA, Adrián Barbón, «ha dejado el listón muy alto». No obstante, García manifestó su disposición en «intentar estar a la altura», dejando claro que «yo no soy Adrián, no soy un gran político ni un gran orador» y que no son su fuerte «ni los púlpitos ni los micrófonos». Sin embargo, ha apostillado que a él podrán buscarle los lavianeses «en la calle, en las obras, con la gente, en la oficina técnica del Ayuntamiento, en el despacho, entre los trabajadores municipales…». Estas palabras de Julio García fueron interrumpidas en varios momentos por los aplausos del público que abarrotaba el salón de Plenos del Ayuntamiento de Laviana, público entre el que se encontraban familiares del nuevo alcalde, así como ex alcaldes del municipio (Marcia Barreñada y Pablo Álvarez) o regidores socialistas de la comarca del Nalón (el de San Martín del Rey Aurelio, Enrique Fernández, y el de Sobrescobio, Marcelino Martínez). También recibió una ovación tras manifestar su «ilusión de ser digno de ocupar este cargo», su «humildad de reconocer que os necesito a todos» y tender la mano «al diálogo sincero y real» con la oposición. Esto desató un «muy bien Julio» entre los asistentes incluso antes de que el nuevo regidor expusiera las acciones de gobierno que su equipo quiere impulsar para que al finalizar la legislatura se haya cumplido el cien por cien del programa electoral, cuyo grado de ejecución situó en la actualidad en un 60%.

Los tres «ejes» en los que García dijo que incidiría serán: «la modernización de la administración local haciéndola más accesible al ciudadano», «la continuación de la labor que se desarrolla en los pueblos potenciando los servicios que reciben» y «la recuperación de Laviana como centro de vida y de servicios», todo ello, ha apostillado, «sin dejar de lado otras políticas» que considera que son fundamentales para que Laviana siga avanzando y creciendo.

El recién nombrado alcalde, no quiso terminar sin dedicar unas palabras «para las personas más cercanas», para su familia, que dijo será «quien me tenga que levantar cuando me vaya a caer», palabras que también desataron un largo aplauso tanto del público como de sus compañeros del grupo socialista, que hasta se pusieron en pie para reconocer su sinceridad. Entonces, cuando ya todo el mundo daba por terminado el Pleno, Julio García pronunció «lo que hoy más me va a prestar: se levanta la sesión», dando muestra de que este Pleno de nombramiento como alcalde, que entre unas intervenciones y otras se prolongó durante casi la hora, había sido para él «el momento difícil y emotivo» como él mismo advertía al comienzo de su discurso.

«No voy a ser presidente de la Mancomunidad»

Finalizado el Pleno de nombramiento como alcalde y tras las pertinentes fotos de recuerdo con sus compañeros del grupo socialista, con los ex alcaldes de Laviana y con los otros alcaldes del PSOE de la comarca presentes en el acto, Julio García manifestaba en declaraciones a los medios de comunicación que no va a ser el próximo presidente de la Mancomunidad de Servicios del Valle del Nalón porque « tengo bastante trabajo aquí en Laviana y me voy a centrar en el municipio, con lo que ya adelanto que no voy a ser presidente».

Esto reduce las opciones a ocupar la presidencia del ente supramunicipal, que pretende resolver la cuestión en el plazo de un mes según se acordó el pasado miércoles. El alcalde de Caso, Miguel Ángel Fernández, también expresó tras suceder a Tomás Cueria, quien ostentaba la presidencia de la entidad, que no quería asumir dicho cargo en la Mancomunidad. Así, si la intención de los socialistas del valle del Nalón es mantener la presidencia, quedan como alternativa el alcalde de San Martín del Rey Aurelio, Enrique Fernández, quien tras la elección de Adrián Barbón, tiene cargo en la Ejecutiva de la FSA; o el alcalde de Sobrescobio, Marcelino Martínez, quien ya ejerció de presidente del ente mancomunado antes justo de que se hiciera cargo Tomás Cueria y, por tanto, el mismo repetiría como presidente. La última posibilidad, es que cedan la presidencia al alcalde de Langreo, Jesús Sánchez, de Izquierda Unida.

Valora este artículo

5 votos
Comentarios

Julio García acepta «el reto» de ser alcalde de Laviana consciente de que «Adrián ha dejado el listón muy alto»