Ocho primeros despidos en la térmica de Lada

A los trabajadores, pertenecientes a una subcontrata, se les comunicó el viernes la extinción de su contrato

Trabajadores de Iberdrola durante las protestas
Trabajadores de Iberdrola durante las protestas

Redacción

El anuncio de cierre de la térmica de Lada realizado por Iberdrola el pasado viernes tuvo incidencia sobre el empleo --la mayor preocupación de agentes sindicales y políticos-- desde el mismo momento en que la empresa energética realizó la comunicación. A ocho trabajadores de refuerzo de mantenimiento de la central pertenecientes a una subcontrata se les informaba esa misma jornada de la extinción de su contrato el próximo 24 de noviembre. De ello daban cuenta a La Voz de Asturias dos de los despedidos durante la concentración de protesta que han llevado a cabo gran parte de los empleados a partir de las nueve y media de esta mañana en el acceso a la planta como prueba de las consecuencias en las que puede derivar que el Gobierno estatal permita a Iberdrola el desmantelamiento pese a que la empresa haya dicho que garantiza el empleo a su plantilla.

«Somos meros instrumento, herramientas», comentaban Javier Fernández Fernández y Juan González Barbón, que, como despedidos que son, lamentaban y criticaban «que vendan una cosa y el primer día ya nos manden para casa». En el caso de ellos ya llevan más de tres años trabajando como refuerzo en el mantenimiento de la térmica de Lada, aunque durante ese tiempo han pasado por tres empresas diferentes. «Nosotros no estábamos dentro del contrato de mantenimiento, somos un refuerzo, bueno un falso refuerzo», porque apuntan que salvo un par de meses que estuvieron sin trabajar en estos más de tres años, han estado todo el tiempo en la central langreana realizando tareas de mantenimiento. Y como son conocedores del trabajo que hay que realizar, han trasladado su preocupación «porque los compañeros tengan a partir de ahora un exceso de horas», han comentado Javier y Juan, para quienes el último día en la térmica será el próximo jueves «porque además tenemos que disfrutar de los días de vacaciones».

Como medida de protesta ante la solicitud realizada por Iberdrola al Ministerio de Industria para que le permita el cierre y desmantelamiento de la central de Lada, una mayoría de trabajadores tanto de la plantilla como de las subcontratas se concentraban a partir de las nueve y media de la mañana de hoy en la explanada de acceso a la planta convocados por UGT. El «no al cierre de Lada-Velilla» estaba reiteradamente presente en unas pancartas en las que también se ha defendido la minería y el empleo de las comarcas mineras.

Al término de la concentración y momentos antes de entrar a la reunión convocada por responsables de Iberdrola, el representante de UGT, mayoritario en la central térmica, expresaba el firme propósito del sindicato «de utilizar todos los recursos sindicales y políticos al alcalde para que esta instalación no se cierre». Además, José Manuel Vallina trasladaba a los trabajadores presentes que «para nosotros sois todo iguales y da igual el color del traje que llevéis», dando a entender que para UGT son «una prioridad» tanto el personal que es plantilla de Iberdrola como los que trabajan en la térmica a través de subcontratas, como es el caso de los ocho a los que se les ha dado por terminado su contrato.

Y es que para Vallina el cierre y desmantelamiento de la térmica de Lada no es tan fácil como lo ha dado a entender Iberdrola. En su opinión, si el Gobierno estatal atendiera la solicitud de la empresa energética se generaría «un perjuicio grande» en muchos sentidos. «Una opción es la prejubilación, pero otra parte importante tendrían que emigrar si se acogen a esa recolocación, con el trastorno que les pueden ocasionar a nivel familiar, y el personal de las subcontratas o empleos indirectos acabarían en el paro». Por tanto, para el representante de UGT, el cierre puede ocasionar «muchos perjuicios» porque «no están ofreciendo un plan alternativo para reubicar a la gente en este espacio geográfico».

Por otro lado, José Manuel Vallina ha puesto el acento en la repercusión que puede tener el cierre en la comunidad «donde hay mucha industria electro-intensiva». «Esas empresas que son grandes consumidoras de electricidad pueden decidir marcharse a otro lado, y esa es una preocupación que nosotros también tenemos pero que la empresa no tiene en cuenta», ha manifestado el representante sindical, que califica de «demagógico» el argumento medioambiental de Iberdrola. De hecho, durante la concentración de esta mañana, eran muchos los trabajadores que apuntaban que la térmica de Lada es de las menos contaminantes después de las inversiones millonarias que Iberdrola llevó a cabo en los últimos años, lo cual les hace entender aún menos a los trabajadores esa solicitud de cierre que para ellos fue toda una «sorpresa».

La única esperanza que tienen ahora quienes trabajan en la planta que Iberdrola tiene en Langreo es que el Gobierno estatal rechace la solicitud de cierre que la empresa presentó el pasado viernes. «Ahora la pelota está en el tejado del Ministerio de Industria», ha señalado José Manuel Vallina, que es consciente de que pueden tener un año de plazo hasta que este departamento de la administración del estado responda, plazo que pretenden aprovechar «para manifestar nuestra posición radicalmente en contra del cierre» ante todos los estamentos posibles.

Por su parte, desde Federación de Industria de CC OO trasladaban en la rueda de prensa que ofrecían a mediodía en la sede de la Unión Comarcal de CC OO del Nalón su intención de dirigirse al conjunto de las organizaciones políticas tanto en la Junta General del Principado como a nivel comarcal para que tomen «una postura clara» ante la solicitud de Iberdrola para el cierre de la central térmica de Lada «y la trasladen a quien tiene la capacidad de admitir esa solicitud a trámite, que es la administración estatal», ha dicho el secretario general de la Federación, Damián Manzano, que no ha dejado pasar la oportunidad de hacer un llamamiento «a los responsables de las organizaciones políticas que votan y después se echan las manos a la cabeza». Así, aunque sin mencionarlos, Manzano ha pedido al PSOE y a Unidos Podemos «que se dejen de ambigüedades» tras haber votado a favor de la descarbonización en el Congreso de los Diputados.

El secretario general de la Federación de Industria de CC OO ha criticado, de igual modo, «la frivolidad de Iberdrola al llevarse por delante el empleo», y ha dicho que con este anuncio «llueve sobre mojado» en la comarca del Nalón, donde «se abre un agujero que se traga más de 200 puestos de trabajo», ha puesto de relieve Damián Manzano.

En la rueda de prensa ha participado también la secretaria general de la Unión Comarcal de CC OO del Nalón, Esther Barbón, para quien la pretensión de Iberdrola «es una nueva puñalada». Por ello, ha reclamado a la empresa energética, al Gobierno estatal y al Principado que hablen de «una transición justa», «una planificación real» y «consensuada», ya que ha insistido en que «el motor de la comarca es el sector industrial», por el que van «a exigir y a movilizarnos».

Valora este artículo

7 votos
Comentarios

Ocho primeros despidos en la térmica de Lada