El «secuestro» al que Mieres Tubos tiene sometidos a sus 58 trabajadores

El juez autorizó la pasada semana el despido de la plantilla, pero la propiedad de la empresa no lo ejecuta pese a que los empleados llevan más de un año sin cobrar

Corte de carretera por los trabajadores de Mieres Tubos
Corte de carretera por los trabajadores de Mieres Tubos

Redaccion

El juez encargado del proceso concursal en el que se encuentra Mieres Tubos autorizaba la pasada semana a través de un auto el ERE de extinción del medio centenar de empleados que aún tiene la factoría. Sin embargo, la propiedad de la empresa no ha ejecutado los despidos y los trabajadores sienten que están desde hace meses en una situación de «secuestro» por parte de la propiedad al no acabar de resolver este conflicto laboral que comenzó hace casi cuatro años y que ahora tiene a la plantilla en una situación extrema al no contar estos con «ningún tipo de ingresos» desde hace varios meses.

Fuentes del Comité de Empresa han apuntado que la situación de incertidumbre se mantiene en la empresa puesto que aún está por decidir que cinco o seis personas quedarán como plantilla para realizar las tareas de administración, vigilancia y mantenimiento de la factoría. Además, señalan que no tienen constancia tampoco de que haya oferta de continuidad de alguna empresa pero tampoco que no continúen las negociaciones con un supuesto inversor chino. «No tenemos constancia ni de uno ni de otro. Nadie nos ha dicho nada», han manifestado desde los sindicatos, que de todos modos consideran que Mieres Tubos entrará en liquidación aunque la familia Uribarren, propietaria de la factoría, esté manteniendo la incertidumbre hasta el final.

En este sentido, desde el Comité de Empresa critican que la propiedad esté «agotando los plazos» pese a la situación de los trabajadores y que no hayan pedido, cuando podían hacerlo, la liquidación anticipada para dar salida a este conflicto laboral que comenzó en marzo de 2014. «Los trabajadores hemos sido tratados como mercancía», han señalado los representantes sindicales, que explican la difícil tesitura en la que se encuentran algunas personas que llevan más de un año sin cobrar las nóminas en Mieres Tubos y ya han recibido ofertas de trabajo. El caso es que si aceptan el nuevo empleo perderían la indemnización a la que tienen derecho en Mieres Tubos.

La estimación de los sindicatos es que a la plantilla de la factoría se le adeuda una cantidad superior a los dos millones de euros, puesto que tienen 14 nóminas sin cobrar, más pagas extras y ahora la indemnización por despido. El temor de los trabajadores es que quizá no lleguen a cobrar ni el 50% de lo que tendrían que percibir si tienen que acudir al Fondo de Garantía Salarial (Fogasa).

Así, los trabajadores se preguntan «hasta cuando va a durar esta situación de «secuestro» por parte de la propiedad, a la que le piden que hagan una propuesta de convenio o de liquidación de la empresa para que la fase común de este proceso concursal culmine y así la plantilla puede tener alternativas. Y es que los plazos legales dan a la propiedad todo el año 2018 para ejecutar la autorización para el ERE de extinción dada por el juez.

Valora este artículo

8 votos
Comentarios

El «secuestro» al que Mieres Tubos tiene sometidos a sus 58 trabajadores