Agredir a un vigilante privado es atentado a la autoridad

Una sentencia concede por primera vez en Asturias la protección jurídica de «autoridad» a un trabajador privado

Vigilante de seguridad
Vigilante de seguridad

Oviedo

El Juzgado de lo Penal número 1 de Langreo ha condenado a un hombre a seis meses de prisión y al pago de una multa de 360 euros por agredir al guarda de seguridad de la pinacoteca Eduardo Úrculo de La Felguera. El fallo de conformidad, que es firme y establece la suspensión de la pena de prisión durante el plazo de dos años condicionada a que el acusado no vuelva a delinquir, le condena como responsable de un delito de Atentado a agente de la autoridad.

Según la Asociación de Vigilantes de Seguridad Privada de Asturias (AVISPA), se trata de la primera sentencia que se dicta en el Principado y la segunda en toda España en la que se concede a los vigilantes la protección jurídica de «autoridad». En la primera sentencia, añade AVISPA, se condenó al acusado por un delito de «desobediencia a la autoridad», en tanto que en la dictada por el juzgado langreano es establece el de «atentado a la autoridad».

Los hechos ocurrieron en la madrugada del 9 de abril del pasado año cuando el vigilante se dirigió al acusado en la puerta de la pinacoteca para tratar de esclarecer un incidente previo. No obstante, el acusado se negó a abandonar el recinto y comenzó a lanzar puñetazos y patadas a varias personas. Al ser interceptado por el vigilante, el acusado le propinó varios puñetazos que le causaron una contusión torácica que requirió asistencia médica y que tardó en curar seis días

Valora este artículo

28 votos
Tags
Comentarios

Agredir a un vigilante privado es atentado a la autoridad