Euroescepticismo sobre el futuro del carbón

Los eurodiputados asturianos ven complicado que Bruselas prorrogue las ayudas al sector minero

Castillete del pozo Maria Luisa.Castillete del pozo Maria Luisa
Castillete del pozo Maria Luisa

Langreo

La incertidumbre que rodea al sector de la minería, amenazado de muerte por la Decisión 2010/787 de la UE, genera un sinfín de preguntas, por el momento, muchas de ellas sin respuesta. ¿Puede Europa prorrogar el periodo de concesión de ayudas para la explotación de carbón más allá del próximo 31 de diciembre? ¿Puede lograrse un plus de subvenciones extras? ¿Es sólo una cuestión de dinero o también influyen factores medioambientales? ¿Quién puede revertir la aplicación de esa Decisión 787? ¿Quién tiene que negociarlo y dónde ha de hacerlo? ¿Se está defendiendo el carbón autóctono en Parlamento europeo? ¿Hay posibilidades de lograr otra prórroga para el sector como la que se consiguió en 2014?...  

Conocido es ya que a nivel estatal el Gobierno central está manteniendo reuniones con los sindicatos y con los empresarios del sector en grupos de trabajo separados para «consolidar un proceso de transición justo», sin embargo, acuerde lo que acuerde, después deberá defenderlo y negociarlo en el Consejo de la UE porque una Decisión de la UE no es cualquier cosa. Se trata de «una norma jurídica de Derecho comunitario europeo que vincula a sus destinatarios en todos sus elementos y de manera directa e inmediata». Esto genera escepticismo sobre el futuro del carbón entre los propios eurodiputados asturianos, que ven complicado que la UE permita seguir subvencionando la extracción del mineral, aunque tanto Jonás Fernández (PSOE) como Ángela Vallina (IU) y Estefanía Torres (Podemos) aseguran que seguirán «dando la batalla» en el Parlamento europeo para dar otra oportunidad a la región, en general, y a las comarcas mineras, en particular, ya que son conscientes de la importancia que tiene el sector por los empleos directos e indirectos que genera.

Ejercer presión

No obstante, quien tiene que tomar la iniciativa de sentarse a negociar en el Consejo de la Unión Europea para que se aplace la fecha de conclusión de las ayudas a la extracción de carbón es el Gobierno de España, explica el eurodiputado del PSOE, Jonás Fernández, que reclama que el Ejecutivo que «ejerza presión» y lleve este tema como «prioritario» a Bruselas. Por su parte, asegura que «en el Parlamento europeo, diferentes diputados de diferentes grupos políticos de diferentes países estamos proponiendo iniciativas para desplazar esa fecha de fin de las ayudas», aunque el mismo es consciente de que es «muy difícil» volver lograr una cesión así cuando ya se dio una prórroga a José Luis Rodríguez Zapatero.

La eurodiputada asturiana de IU, Ángela Vallina, advierte también de que «la pelea» que hay que librar en Europa para que el sector de la minería pueda tener continuidad «es grande», pero apostilla que «no se puede dejar morir a nuestra región y a nuestra gente» y más cuando señala que «el propio comisario Cañete dice que España no está en vía de urgencia» para la descarbonización. Vallina recuerda, sin embargo, «que esto fue una decisión política de España que empezó con Zapatero».

Carbón no, petróleo sí

La representante de IU en el Parlamento europeo advierte de las consecuencias que puede tener acabar con el carbón autóctono. Así, hace referencia a que uno de los problemas que puede tener Europa y España es la dependencia energética si no tiene una parte propia en el mix energético y a que depender exclusivamente del carbón de importación puede significar «pagarlo al precio que digan países como Colombia, donde las condiciones de trabajo son las que son». Además, Ángela Vallina critica que cuando se habla «de acabar con los combustibles fósiles sólo se hable de carbón y no se metan, por ejemplo, con el petróleo». Por ello, afirma que «en IU vamos a plantar batalla en Europa» para defender la continuidad del sector minero y añade que «desde luego que no cuenten con nosotros para acabar con él si no dan una alternativa».

«Nosotros vamos a seguir presionando para tener una transición energética justa», manifiesta la eurodiputada asturiana de Podemos, Estefanía Torres, quien no obstante traslada su preocupación porque «quien tiene que tomar la iniciativa para cambiar esa Decisión (787) no esté en ello». Además, Torre considera que la falta de responsabilidad con la que se gestionaron los miles de millones de euros que nos llegaron desde que comenzara la reconversión puede jugar en contra de España y de Asturias y que eso «hace difícil pedir ahora más plazo».

Negro panorama

«El panorama es muy negro y no hay que engañar a la ciudadanía», señala la eurodiputada de Podemos que recuerda que «no hay una alternativa real» y que, por tanto, todavía «hace falta diversificar la economía». Hasta que se haga Estefanía Torres dice que «es prioritario defender el empleo», por lo que «nosotros vamos a seguir presionando mientras haya margen para que haya una transición energética justa, porque cerrar una mina no es sólo eso, son los puestos de trabajo y el conjunto de empleos indirectos que conlleva ese sector».

Lo que advierte la misma es que si se consiguiera aplazar la fecha de clausura del sector y se lograran nuevos fondos para Asturias para llevar a cabo la transición energética «tendría que haber una buena gestión de esos fondos y que quien tome las decisiones lo haga de forma responsable» porque «la situación es muy grave». De todos modos, Torre no olvida que en Europa la hoja de ruta está clara porque «hay un compromiso medioambiental contra el cambio climático», lo cual dificulta más, en su opinión, que pueda haber un cambio de postura del Consejo respecto al carbón.

Valora este artículo

6 votos
Comentarios

Euroescepticismo sobre el futuro del carbón