Redacción

El rechazo de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, al carbón y a las térmicas y su apuesta por llevar a cabo una descarbonización acelerada ha generado más preocupación si cabe en las comarcas mineras, que cuando el Gobierno central estaba en manos del PP pese a que en la carta remitida a los medios de comunicación la nueva responsable estatal hable de una transición justa con los territorios y los trabajadores. Varios alcaldes de las cuencas han valorado las palabras de la ministra pero le han pedido que más bien pase «de las palabras a los hechos» y que ponga alternativas sobre la mesa para que estas comarcas no se vean más perjudicadas de lo que están con el cierre de las térmicas y, por ende, de la minería que queda. Donde no confían en las compensaciones que pueda ofrecer Ribera es en la Federación de Industria de CCOO de Asturias, donde no se han movido ni un ápice en su postura y mantienen que en la región «el carbón es necesario», advirtiendo este sindicato a los concejos que negociar compensaciones significa perder por la experiencia ya existente.

El alcalde de San Martín del Rey Aurelio, Enrique Fernández, ha manifestado con escepticismo que del discurso de la ministra de Transición Ecológica «la parte que suena bien es la que muestra preocupación por la sociedad de las comarcas mineras y que hay que buscar desarrollo alternativo». Sin embargo, el mismo ha apostillado que «hay que ver qué plan poner encima de la mesa» y «si va ha haber cumplimiento o no» del mismo. Fernández ha dicho con tono acuciante que «la respuesta del Ministerio es urgente porque el 31 de diciembre está ahí» y que, por tanto, ha de «ofrecer un futuro porque la situación de las comarcas mineras es crítica». «Necesitamos más que preocupación por estos territorios y condolencias por el cierre del carbón. Necesitamos medidas e inversiones», ha señalado el alcalde de San Martín del Rey Aurelio y secretario del área de Política Económica, Industria, Empleo e Innovación de la FSA.

«Me gustaría que se pasara de las palabras a lo hechos y que hubiera documentos y consignaciones presupuestarias», ha manifestado también con recelo el alcalde de Langreo, Jesús Sánchez, que le pide a Teresa Ribera «que explique cómo lo va a hacer» y «en qué lo soporta técnicamente», ya que el mismo considera que «el discurso de esta señora se contradice con la realidad». «Dice que no va a haber problemas con la industria asturiana, una industria que necesita mucha potencia, pues que nos diga cómo van a aguantar sin unidades de generación de energía», ha instado el regidor langreano, que también quiere conocer «cómo va a mantener el empleo que se va a perder» si se cierran las minas y las térmicas. Así, Sánchez deja claro que no comparte con la ministra su opinión sobre el carbón «ni esa excesiva velocidad de querer precipitar acontecimientos». En todo caso, le pregunta «de qué presupuesto dispone para aminorar los cierres y para políticas de reactivación» y la invita «a que lo ponga sobre la mesa» porque advierte que lo que no se pueden permitir estos territorios es volver «a caer en una reactivación de empresas fantasmas y sin consistencia».

Dicho esto, el alcalde de Langreo coincide con Ribera en que «que la única posibilidad de estas zonas es el carbón es un mito» porque «nadie apuesta por una única posibilidad», pero apostilla que lo que le pasa a las comarcas mineras es «que aquí nos dejaron sin ninguna». En su opinión, las cuencas necesitan, no sólo actividad industrial y económica, sino también una reactivación urbana, y se muestra convencido de que estos territorios tienen «potencialidad para mejorar la vida de los vecinos y parar la sangría de población», para lo cual «hay que trabajar en muchos ámbitos».

Por su parte, el alcalde de Aller, David Moreno, ha declarado que su posición sigue siendo la misma «con independencia de quien ostente el Gobierno central». El regidor mantiene su apuesta por es sector y reclama «que esté en la agenda política la oportunidad de respaldar al sector si hay sensibilidad con estos territorios».

Donde no se han movido ni un ápice en su valoración y planteamiento en torno al sector minero y a las térmicas es en la Federación de Industria de CCOO de Asturias. Su secretario, Damián Manzano, ha insistido en que a la nueva ministra de Transición Ecológica y al secretario de Energía que nombre le pedirán lo mismo que sus antecesores en el cargo porque «con datos objetivos en la mano les diremos que el carbón sí es necesario» y rechaza que Teresa Ribera quiera prescindir del carbón de maneras inmediata basándose en «ideologías». Además, considera que con sus manifestaciones la ministra genera «conflictividad» entre la industria asturiana que da empleo a miles de personas de forma directa e indirecta.

Manzano tampoco confía en su planteamiento de compensaciones teniendo en cuenta la «experiencia» existente en las cuencas con los planes de la minería, por lo que advierte a los concejos mineros que negociar compensaciones significará perder.

Por otro lado, el secretario de la Federación de Industria ha ironizado con «el grado de sensibilidad» que tiene el PSOE con las comarcas mineras y ha reprochado a la Federación Socialista Asturiana que hace unas semanas defendiera que había medidas suficientes para no cerrar las térmicas y que no hacía falta un Real Decreto «para no verse retratado en una votación que ofrecería una foto complicada», cuando ahora el propósito de la ministra de Transición Ecológica es cerrarlas. «A ver cómo mastican eso», ha espetado Damián Manzano.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Las Cuencas piden a Ribera que plantee alternativas al cierre de la minería y las térmicas