«Se busca novio de verano...» (y lo que sucedió después)

La Voz

CULTURA

Uno de los vídeos de la exposición 'Summer Boyfriend Wanted', de Noemí Iglesias
Uno de los vídeos de la exposición 'Summer Boyfriend Wanted', de Noemí Iglesias

La artista langreana Noemí Iglesias convocó un 'casting' de parejas para un simulacro de relación estival que dio lugar al proyecto «Summer Boyfriend Wanted», que expone en la Sala Borrón

24 may 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

«Se busca novio de verano. Noemí está buscando un hombre residente en Bristol. Es un acuerdo temporal de tres meses, desde el 21 de junio hasta el 20 de septiembre. Los candidatos deberán tener carácter paciente a la vez que una personalidad entusiasta y aventurera. También tendrán que ser capaces de demostrar un talento único. Ojos verdes y algún medio de transporte son también deseables, aunque no esenciales. Para más información, escribir al email summerboyfriend@outlook.com. Fecha tope: 18 de junio. Entrevistas: 19 de junio».

Este mismo mensaje, pero redactado en inglés, inundó las calles de Bristol en forma de flyer durante las fechas previas al verano de 2014. La petición era tan llamativa que alguno de los receptores de aquel peculiar anuncio por palabras decidió fotografiarla y colgarla en una de esas páginas de internet dedicadas a la recolección de rarezas y bizarrías. Pero iba completamente en serio. Noemi encontró su Summer Boyfriend... y mucho más que eso.

Las mismas palabras inglesas de aquella peculiar convocatoria figuran hoy en una placa verde de metacrilato colgada de una de las paredes de la Sala Borrón, en Oviedo. Es parte de una exposición que -no podía ser de otro modo- se titula Summer Boyfriend Wanted. La Noemí que emitió aquel mensaje en Bristol es la artista langreana Noemí Iglesias Barrios (1987), y su intención no era exactamente la de encontrar un partenaire sentimental para amenizar su estancia como becaria en la ciudad británica. A Noemí le interesaba más bien reflexionar sobre los ritos y los estereotipos del amor romántico (versión estival) y los souvenirs que puede dejar atrás una relación de este tipo. Aunque no las cartas, las canciones, los pequeños fetiches o las fotografías usuales en estos casos.