La «Linda di Chamounix» de Donizetti vuelve a Roma 100 años después de la mano de Emilio Sagi

El director de escena asturiano presentó la ópera en la capital italiana

Emilio Sagi es el director de escena
Emilio Sagi es el director de escena

Roma

El director de escena Emilio Sagi presentó hoy en Roma la ópera «Linda di Chamounix», de Gaetano Donizetti, una coproducción con el Gran Teatro el Liceo de Barcelona que llega a la capital italiana más de 100 años después de su único pase en su Teatro de la Ópera.

Se trata de una ópera semiseria, que intercala elementos cómicos de la bufa y dramáticos de la seria e induce al espectador a conmoverse por las vivencias amorosas de la protagonista, pero termina con final feliz.

La obra cuenta la historia de Linda, una muchacha humilde de Chamonix (Francia) que huye a París, lejos de su amado Carlo, vizconde de Sirval y de las vejaciones del Marqués de Boisfleury y después regresa a su tierra natal.

«Es una ópera rara, que acaba bien, pero como muchas obras de Donizzeti tiene por el medio escenas en las que la protagonista, debido a su mal de amores, se vuelve loca», explica a Efe Sagi.

Gaetano Donizzeti (1797, Bérgamo, norte) la compuso y la presentó en Viena, «capital musical» de Europa, en 1842 y su éxito fue tal que le otorgó el título de «compositor de cámara del emperador», que también había ostentado Mozart.

En 2011 la composición se estrenó en el Gran Teatro del Liceo de Barcelona y este viernes saldrá a la escena en el Teatro de la Ópera de Roma, 103 años después de su primer y único pase en la capital italiana, en 1913. Del equipo del Liceo, tres miembros continúan en la producción de Roma y el resto se ha renovado.

Entre las nuevas incorporaciones se encuentra Riccardo Frizza, como director musical y Giulio Pelligra en el papel de Carlo, entre otros. La soprano inglesa Jessica Pratt (Bristol, 1979) en el papel protagonista de Linda es la principal incorporación al nuevo cartel. La artista se mostró «emocionada» ante su debut y destacó el «espectacular castin» de «Linda di Chamounix».

«Jessica aporta sus vivencias personales y eso me interesa muchísimo» apuntó Sagi, quien definió la ópera como un «arte vivo»: «Hay que hacerlo como tal y no como una porcelana que está metida en una vitrina y no cambia».

Destacó también la transformación de personal que presenta la obra con respecto a la que se estrenó en el Liceo de Barcelona: «Cada uno le da un orgánico, sus vivencias personales».

En esta ópera de estilo «bel canto», como la mayoría del género, centradas en la voz, no tiene una dramaturgia definida, sino que «hay que buscarla», dice Sagi, que añade que eso le ha otorgado una «grandísima libertad» para buscar la teatralidad en la obra.

Y lo hace dando fuerza a la música, como elemento para justificar el texto: «le da algo nostálgico, extraño, como hipnótico» y destaca su carácter envolvente «como la perla y la ostra», que hace que el espectador «se conmueva muchísimo», según el director escénico.

Sagi, que viene de una temporada de trabajo en Estados Unidos, explicó que está «encantado» de volver a Roma :«Italia es la lírica (...) el público y la crítica siempre me han tratado muy bien».

El Teatro de la Ópera de la capital italiana ya es un conocido para Sagi, que lo llenó «con mucho éxito» por última vez en 2014 con la ópera «Carmen», del compositor Georges Bizet, una producción «que se volverá a repetir», según el director del Teatro de la Ópera de Roma, Carlo Fuortes. «Me encuentro muy bien con el coro, con la gente, los técnicos y me encantó cuando me volvieron a invitar», añadió.

Emilio Sagi (Oviedo) ha sido director del Teatro de la Zarzuela de Madrid (1990-1999), director artístico del Teatro Real (2001-2005) y del Teatro Arriaga de Bilbao (2008-2015).

De cara a futuros proyectos, el año próximo Sagi continuará con un calendario lleno de «bel canto»; en el Teatro Real de Madrid estrenará «I puritani», de Vincenzo Bellini, en China, «Carmen» y en el Palacio de las Artes Reina Sofía de Valencia, «Lucrezia Borgia», de Gaetano Donizetti.

Comentarios

La «Linda di Chamounix» de Donizetti vuelve a Roma 100 años después de la mano de Emilio Sagi