La reina Letizia se cuestiona la «dimensión contemporánea» de la música culta en la era del reaggeaton

El violonchetista Asier Polo abre la conferencia inaugural de la nueva edición de la Escuela Internacinal de Música de la Fundación

La reina Letizia en la inauguración de la escuela
La reina Letizia en la inauguración de la escuela

Redacción

La Reina Letizia ha abierto este viernes los cursos de verano 2016 de la escuela Internacional de Música de la Fundación Princise de Asturias en un acto que ha tenido lugar en el Conservatorio Eduardo Martínez Torner, en Oviedo y en el que el violonchelista, Asier Polo, ha pronunciado la conferencia inaugural.

Un año más la Reina ha querido estar presente en Oviedo donde ha llegado a las 11.00 de la mañana y donde ha sido recibida por el presidente del Principado, Javier Fernández, el presidente de la Junta, Pedro Sanjurjo y la Directora de la Fundación, Teresa Sanjurjo. Después, a su marcha cerca de las 13.00 horas, han sido más de un centenar los que se han acercado hasta el Conservatorio de Música, cerca de la catedral, en pleno corazón de la ciudad para despedir a doña Letizia que no ha escatimado en saludos.

Doña Letizia ha escuchado atenta la conferencia inaugural pronunciada por el violonchelista Asier Polo bajo el título «Las músicas y los músicos en el siglo XXI, hacia un nuevo perfil de música profesional». Después ya en el turno de preguntas la Reina ha planteado al músico las dificultad de dar «una dimensión contemporánea a la música culta, cuando los jóvenes hoy en día escuchan reggaeton».

En este sentido Polo ha manifestado que es necesario actualizarse, adaptarse y ser moderno pero siempre con todo el respeto y rigor con la música clásica, porque «una base técnica clásica es fundamental».

Minutos antes Polo había tratado de trasladar a los 153 alumnos de la escuela de Verano y al resto de asistentes algunas de las cuestiones fundamentales de los músicos profesionales. Así, el violonchelista ha tratado de dar los ingredientes perfectos para conseguirlo, ya que a su juicio no basta sólo con tocar bien un instrumento, sino que hoy en día hacen falta muchas más cosas.

Ilusión

«La receta podríamos decir que necesita muchos ingredientes. Tocar bien un instrumento, ser capaz de hacer cosas diferentes, ser creativo, flexible, capaz de cambiar de registro, ambicioso, riguroso, experto en redes sociales y en comunicar y capaz de interactuar y transmitir emociones. Todo ellos siempre sazonado con mucha ilusión», ha dicho el violonchelista.

No obstante ha advertido que así y todo no siempre se puede llegar a ser un músico profesional y ha recomendado a los alumnos que «no se crean nada de lo que ven en los concursos de la televisión», porque en la música hay que estar formándose toda la vida.

Y es que ha insistido en que se trata de «carrera de fondo en la que hay que luchar para alcanzar la meta y luego hay que mantenerse».

«Para mi la palabra clave es la ilusión, ilusión en la música y en la vida y yo sigo teniéndola y sigo teniendo pasión por eso sigo enamorado de mi profesión», ha dicho Polo, que con una pequeña actuación ha despertado los aplausos de los asistentes.

Después, tras disfrutar de una actuación musical a cargo de los alumnos de oboe de la escuela, doña Letizia ha visitado una clase de piano en la que ha charlado con alumnos para después hacer la fotografía oficial. Acto seguido la Reina se ha trasladado hasta la sede de la Fundación Princesa de Asturias.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La reina Letizia se cuestiona la «dimensión contemporánea» de la música culta en la era del reaggeaton