En Rioseco, entre hórreos y guitarras

Belén Suárez Prieto RIOSECO

CULTURA

Israel Sastre y Mike Vergara.Israel Sastre y Mike Vergara
Israel Sastre y Mike Vergara Esther Lafuente

Crónica de cómo la música une inauguraciones y desayunos solidarios y alía a personas con coraje

10 dic 2016 . Actualizado a las 18:02 h.

Una pareja de buenos amigos abre un restaurante en la capital del concejo de Sobrescobio, Rioseco, al pie del parque natural de Redes. El restaurante se llama La Marquesina del Alba, y allá que nos fuimos el jueves último, a celebrar el dogma de la concepción sin mancha para contradecirlo, y nos juntamos un buen número de personas, amigos, amigas, guitarras, cables y mesas de sonido.

Entre hórreos y galerías y brochetas y croquetas y fabada y vino y sidra y cerveza, un escenario pequeñín y unas guitarras de pie, esperando, obedientes, apoyadas, obedientes, para que alguien las coja, se las cuelgue y haga ese gesto, ese movimiento tan característico de la afinación…

Fuimos a La Marquesina del Alba porque nos invitaron David y Laura y porque hay que ir a estar con la gente que se busca la vida y que lo celebra, porque hay que ir cuando hay coraje para llamar, porque hay que dar y recibir refugio, porque nos gusta celebrar y juntarnos. Fui a La Marquesina del Alba por un puñado de razones y porque sé lo que es tener coraje para llamar y dar y recibir refugio.