El paso internacional en la carrera de un actor asturiano

María Rodríguez REDACCIÓN

CULTURA

ANGEL MANSO

Javier Gutiérrez participa en el elenco de la superproducción cinematográfica del videojuego «Assassins Creed» junto a Fassbender, Marion Cotillard y Jeremy Irons.

14 ene 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Acabamos de verlo encarnando a Franco en la serie Lo que escondían sus ojos y este año aspira de nuevo a un Goya como actor de reparto en El Olivo. Pero sin duda su trabajo con más proyección es el que está ahora en cartelera: Assassin’s Creed, junto a actores como Fassbender o Marion Cotillard.

-¿Qué tal la experiencia en una superproducción?

-Muy gratificante, muy enriquecedora. Fue como un regalo porque fue estar dentro de un juguete de más de 200 millones de dólares y con actores de la talla de Marion, Fassbender, Jeremy Irons... Y además a las órdenes de Justin Kurzel, que es un director que va a dar mucho que hablar en los próximos años, puesto que ya son dos películas y con esta tercera de Assassin’s Creed, se convierte en un director que sabe manejar este tipo de blockbusters, pero también películas más pequeñas, como fue la de SnowTown, que fue un descubrimiento. Me sentí muy a gusto, más allá del presupuesto, de los tiempos, de la responsabilidad. Los primeros días estuve un poco nervioso. Hay que tener en cuenta que era un equipo que no conocía, en otro idioma. Hay que estar muy atento a todo. No fui consciente del embolado en el que me había metido hasta que vi la película.

-¿Qué has aprendido en este proyecto?

-Pues saber cómo funcionan las cosas en una producción tan grande, y después no deja de ser una película más. Sí es cierto que la proyección es enorme porque llegas a millones de espectadores. Nunca sabes lo que te puede deparar un trabajo con tanta proyección. Se aprende el rigor, la profesionalidad y el compromiso de gente como Justin Kurzel o Fassbender. Entiendes por qué tipos como Tom Hanks, Tom Cruise o Fassbender son unas celebrities y se convierten en actores tan poderosos para la industria del cine y son capaces de levantar por sí solos un proyecto.