El teatro profesional asturiano, forzado al monólogo (o al dúo)

La crisis fuerza la producción de muy pequeño formato en la escena profesional autonómica, según el «Anuario del Teatro Asturiano», que ayer presentó Boni Ortiz

Raquel Huergo, Boni Ortiz, Sergio Gayol y Marián Osácar
Raquel Huergo, Boni Ortiz, Sergio Gayol y Marián Osácar

Gijón

La crisis está aquí para quedarse. También en los escenarios. Y «habrá que cambiar el chip o marcharnos para casa porque nada volverá a ser como antes». O, dicho de otro modo y con cifras, habrá que empezar a interpretar como algo positivo que en Asturias haya habido 30 estrenos teatrales de compañías profesionales en un año como 2016, por mucho que once de ellos lo hayan sido de producciones protagonizadas por uno o dos actores. Así están las cosas en la escena asturiana; y así las ha recogido con toda la fidelidad de la que ha sido capaz el crítico teatral Boni Ortiz, que todos los años por estas fechas, y coincidiendo con Feten, presenta su Anuario de Teatro de Asturias. Esta vez, la que hace 14, con el encabezamiento gráfico del cartel de Carne de Gallina, la exitosa coproducción entre los asturianos Teatro del Cuervo, AT Arteatro de Madrid y La Estampa Teatro de Badajoz que viene a simbolizar, para Ortiz, lo mejor del año, lo más representado y galardonado, y también la eficiencia de una fórmula que viene defendiendo desde hace tiempo y que en casos como este demuestra sus virtudes: la coproducción. 

El acto de presentación se convirtió en un pequeño homenaje a la pieza de Javier Maqua dirigida por Maxi Rodríguez, con la entrega de una reproducción de la portada a Sergio Gayol. De algún modo, lo que de agridulce tiene Carne de gallina también tuvo que ver con el panorama que, con profusión de cifras, presentó Boni Ortiz acerca de los doce meses escénicos del pasado año. Un año que ha tenido «cosas positivas» como la recuperación (si bien fugaz) del teatro Arango, para un homenaje de la Fundación Princesa de Asturias a Núria Espert que demostró que «con voluntad y algunas perras» el Arango podría resucitar. También sorpresas como el ciclo de Nana emprendido por Con Alevosía Teatro. O la «proliferación de locales no habituales, alternativos» para representaciones teatrales, que llegaron a programar en torno a 200 funciones, aunque -admitió Ortiz- «por ahí no debería de ir la cosa», puesto que ese camino solo «ofrece miseria». Con todo, quedan registradas las iniciativas de espacios como El Huerto, Centro Carlos Álvarez-Nóvoa, El Bodegón de Tras La Puerta Títeres, La Manzorga, Cambalache, Lata de Zinc y Manglar Ecosistema Cultural. Elogios también, con algún pero técnico, para la mejora en la web del Principado dedicada al circuito teatral asturiano.

Más allá de esas notas positivas, Boni Ortiz constata «un estancamiento» y «la mediatización de la producción por la cuestión económica, un drama que va en aumento» y ha obligado a las compañías a adaptarse, rigurosamente a la baja. Con todo, han subido las funciones programadas: 1.251 frente a las 1.073 de 2015, de las cuales 826 fueron de compañías asturianas, y 486 a cargo de compañías profesionales, que en 325 casos representaron funciones concebidas para uno o dos actores. El Circuito de Teatro Profesional dio cauce a 274 funciones. De ese total, por géneros, nada menos que 200 correspondieron al teatro tradicional costumbrista, 401 a teatro infantil y familiar, 113 a calle, circo y magia y 96, de danza. Los musicales, la ópera y la zarzuela sumaron 12 funciones, . Astur: 28 (2015: 32; 2014: 29; 80: 2013) . Las compañías profesionales estrenaron 30 obras, y las no profesionales, 21, de las cuales 13 lo fueron de teatro costumbrista asturiano.

En cuanto al volumen de programación, Gijón encabeza la lista con 423 representaciones, seguida del Circuito, con 274, Oviedo, con 164, Avilés con 101, Lagreo y Siero con 55 y Castrillón con 33. Entre los locales alternativos, el más activo fue El Huerto, en Gijón, con 65 funciones, segido por Aqua, con 45.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El teatro profesional asturiano, forzado al monólogo (o al dúo)