«Disparen al humorista», pero a Edu Galán y Darío Adanti déjenmelos vivos

La Voz

CULTURA

Edu Galá, Darío Adanti y Javier Cuervo en la presentación del libro «Disparen al humorista».Edu Galá, Darío Adanti y Javier Cuervo en la presentación del libro «Disparen al humorista»
Edu Galá, Darío Adanti y Javier Cuervo en la presentación del libro «Disparen al humorista»

La presentación en Oviedo de uno de los miembros de «Mongolia» se convierte en una análisis satírico de la actualidad y en una charla informal con su público

17 mar 2017 . Actualizado a las 19:13 h.

Se presentaba en la librería Cervantes el libro Disparen al humorista de Darío Adanti. Acompañando al autor estaban Edu Galan que, junto a Darío, son la cara más visible de Mongolia, y también Javier Cuervo. Cuando uno acude a ver Mongolia, el musical tiene la sensación de estar presenciando algo prohibido, algo fuera de la ley; incomodidad y placer al mismo tiempo, como el sexo anal, o eso me han contando. Uno no sabe lo que le espera con estos dos maestros.

Como buenas estrellas, se retrasaron; venían de comer unos callos y sabadiego en Noreña, razón más que justificada para llegar tarde a cualquier lugar. Mientras esperábamos, pudimos ver cómo Caunedo hizo una aparición por la librería, cual ente, embutido en un abrigo gris de plumón. Por cierto, un talla menor, como casi toda su ropa desde que ha adelgazado. «Que apriete, que apriete, así aparentas menos». Un Moreno Bonilla II, se está haciendo Agustín; a lo único que vencen es a la báscula. Entró y se esfumó, una lástima que no se quedara, seguro que aprendía algo.

Aparecen y el público está expectante. Javier Cuervo abre fuego, mientras tanto, Galán pide que le traigan unas cervezas -Adanti pensaba que lo de pedir a pares era algo muy asturiano, pero no. Es algo muy Edu Galán, que por otra parte es de lo mejor que ha pasado en el Principado en mucho tiempo-, nada importante ha surgido frente a un vaso de agua. En lugar de birra le traen unas San Miguel, menos es nada.