LaBoral se mantiene en pie

Europa Press REDACCIÓN

CULTURA

El viceconsejero de Cultura y Deporte del Gobierno de Asturias, Vicente Domínguez
El viceconsejero de Cultura y Deporte del Gobierno de Asturias, Vicente Domínguez

El viceconsejero de Cultura admite que el centro de arte funciona con dificultades pero precisa que está saliendo adelante y que no se contempla su cierre. Los despidos costaron 250.000 euros

21 mar 2017 . Actualizado a las 19:17 h.

El viceconsejero de Cultura y Deporte y presidente del Patronato de la Fundación La Laboral Centro de Arte y Creación Industrial, Vicente Domínguez, ha reconocido en comisión parlamentaria que el plan de viabilidad de LaBoral Centro de Arte y Creación Industrial «funciona con dificultades, pero está funcionando». Domínguez ha precisado que no contempla su cierre e, incluso, ha realizado un «balance positivo» de las actuaciones realizadas. La tarea en la que se ha volcado la administración ha sido «intentar por todos los medios captar recursos de empresas privadas» pero no está siendo fácil. El viceconsejero ha precisado que existen dificultades para implicar a las compañías más allá de patrocinios puntuales. Son, de hecho, las exposiciones las que cuentan con menos respaldo, al contrario de lo que sucede con los premios o los programas educativos, que disponen de mejor acogida.

En este escenario ha justificado los recortes de personal. Vicente Domínguez ha asegurado que, pese a ser «una medida dolorosa», el cese de contratos de servicios de siete profesionales fue necesario, porque de continuar con ellos «se hubiese comprometido la estabilidad» de LaBoral Centro de Arte. En este sentido, ha cifrado en 250.120 euros el coste de esos ceses, entre indemnizaciones por despido (43.120 euros) y cuotas a la Seguridad Social (207.000 euros). «Lejos de incrementar la deuda se consigue lo contrario, aunque es una medida dolorosa», ha afirmado. Su propósito ahora es sacar plazas de personal laboral a concurso cuando haya disponibilidad económica.

Los cierres

Respecto a los meses de cierre del programa público, ha explicado que se observó que en septiembre, enero y febrero la actividad en abierto era prácticamente nula, por lo que se estimó esa posibilidad para reducir gastos. El viceconsejero ha señalado que los consumos han descendido, menos en el caso del gas que se ha incrementado en enero respecto al año pasado, pese a registrarse un invierno más cálido. La factura por este concepto ha pasado de 6.500 a 9.700 euros, un aumento que Domínguez ha calificado, con ironía, como «un misterio inexplicable digno de ser investigado por Iker Jiménez».