Un Cannes sin hispanoamericanos

El festival cinematográfico anuncia su selección oficial. Ningúna película de habla hispana competirá por la Palma de Oro. Entre los cineastas que sí lo harán: Michel Haneke, Sofia Coppola o Michel Hazanavicius

BRONX ARCHIVIO CAMERAPHOTO E

Michel Haneke, Sofia Coppola y Michel Hazanavicius son algunos de los directores que competirán por la Palma de Oro en la 70 edición del Festival de Cannes, en la que no hay ningún cineasta hispanoamericano en la selección oficial. 

Coppola llevará a la sección oficial The Beguiled, mientras que Haneke estará representado por Happy End y Hazanavicius por Le redoutable, en una edición que se celebrará del 17 al 28 de mayo.

Otros prestigiosos del celuloide que pasarán por el paseo de La Croisette son los del turco-alemán Fatih Akin, con Aus dem Nichts (In the fade), el estadounidense Todd Haynes, con Wonderstruck, la japonesa Naomi Kawase, con Hikari (Radiance), o el griego Yorgos Lanthimos, con The killing of a sacred deer. No faltarán tampoco cineastas habituales de este festival, como el surcoreano Hong Sang-soo, el ucraniano Sergei Loznitsza, el ruso Andrey Zvyagintsev, la británica Lynne Ramsay o los franceses François Ozon y Jacques Doillon.

El presidente del jurado de la sección oficial en esta 70 edición será el director y productor Pedro Almodóvar, primer español en ocupar este puesto. En total, la organización visionó 1.930 títulos, frente a los 1.665 de hace seis años, y escogió 49 largometrajes, 18 de ellos en competición oficial. Preguntado por la ausencia de filmes en habla hispana en liza por la Palma de Oro, Frémaux señaló que es algo que «se debe a la coyuntura», pero que eso puede cambiar cualquier año.

Primera vez para la realidad virtual

Y llegará de la mano de mexicano Alejandro González Iñárritu. El cineasta presentará en Cannes el cortometraje Carne y arena. El director del certamen, Thierry Frémaux, avanzó que esta película, cuya fotografía corre a cargo del mexicano Emmanuel Lubezki, permitirá al espectador vivir una experiencia única a través del uso de los cascos de realidad virtual. «Es un trabajo extraordinario que hace entrar la hipótesis de que la realidad virtual es ya un arte, una práctica estética», señaló.

Según Lubezki, esta «instalación» será un preestreno que luego podrá ser disfrutada en la Fundación Prada, en Milán, y posteriormente en Los Ángeles y en Ciudad de México. El corto explorará «la intensa y agotadora experiencia» de un grupo de inmigrantes y refugiados mientras cruzan la frontera entre México y Estados Unidos, según precisó la publicación Variety el pasado septiembre

Comentarios

Un Cannes sin hispanoamericanos