Apasionante duelo de actores

Tom Wikinson y Timothy Spall hacen de «Negación» un agradable academicismo, gracias también al guion, otra vez la clave

.

En especial Tom Wikinson, como el fiscal, pero también Timothy Spall, como querellante, e incluso Rachel Weisz, como querellada. Hacen de Negación un agradable academicismo, gracias también al guion, otra vez la clave, sobre todo en el redondeo de personajes. La trama tiene un punto apasionante, tanto por sus valores dramáticos como por los hechos reales que recrea, en concreto la bien conocida polémica entre la cualificada historiadora estadounidense Deborah Lipstadt y el escritor británico filonazi y admirador de Hitler David Irving, prácticamente autodidacta y de formación cuando menos confusa. En 1996, Irving se querelló contra ella y la editorial Penguin Books, al considerarse difamado con el libro La negación del Holocausto, publicado en 1993, y a la postre clave para derribar la teoría del negacionismo en torno al genocidio personalizado en Auschwitz. La sentencia de un tribunal británico a favor de Lipstadt puso la puntilla al tema, y al mismo tiempo alertó sobre la necesidad del sacrosanto rigor que deben presidir los estudios históricos. Muy didáctico.

Al margen los hechos reales, Mick Jackson, a sus 73 años, ofrece quizá su mejor trabajo, considerando su eclectismo -en 1992 rodó el taquillazo El guardaespaldas- y su preferencia por el formato televisivo, en el que se inició en los comienzos de la década de los 70. Responde al arquetipo de artesano funcional que sabe cómo y dónde colocar la cámara, a ratos con elegancia, pero de limitada capacidad para administrar emociones. Aunque, por paradójico que resulte, esa carencia le resultará útil para los minutos finales de Negación, al alejarse del tópico del cine de juicios, que siempre reserva para el desenlace un subidón de adrenalina que el espectador agradece por ajustarse al espectáculo. No ocurre aquí, en donde la lógica de los hechos se impone, el juez falla y se acabó el cuento. El Holocausto y la manipulación de la Historia son temas muy serios como para trivializarlos con un desenlace al gusto de la platea palomitera. Y qué actorazos, sobre todo Wilkinson.

«Denial»

G.B.-EE.UU., 2016.

Director: Mick Jackson.

Intérpretes: Rachel Weisz, Tom Wilkinson, Timothy Spall, Andrew Scott, Caren Pistorius, Alex Jennings, Jack Lowden, Will Attenborough.

Drama. 110 minutos.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Apasionante duelo de actores