El gijonés Jordi Doce, ganador del Nacional de Poesía «Meléndez Valdés»

Luis Fernández
L.F. REDACCIÓN

CULTURA

El escritor asturiano consigue el galardón con su poemario «No estábamos allí»

22 abr 2017 . Actualizado a las 12:27 h.

El poeta gijonés Jordi Doce ha sido el ganador de la primera edición del Premio Nacional de Poesía «Meléndez Valdés». El escritor asturiano ha conseguido el galardón, en una final en la que competía con otros cinco poetas, con su libro No estábamos allí. El premio, dotado con 4.000 euros, reconoce el mejor poemario publicado en España durante 2016, está organizado por el Ayuntamiento de Ribera del Fresno en colaboración con la Diputación de Badajoz y la Junta de Extremadura, y forma parte de los actos organizados por su localidad natal en conmemoración del bicentenario de la muerte de Juan Meléndez Valdés.

Es la primera edición de un premio que aspira convertirse en una referencia en las letras hispánicas y el encargado de inaugurar el palmarés ha sido un asturiano. Jordi Doce no oculta su «alegría» por ser el primero en recibir el galardón y, como aspecto más llamativo, destaca que el «Meléndez Valdés» reconoce trabajos ya publicados, un factor diferenciador del resto de premios, que suelen premiar obras inéditas. «Es muy emocionante», afirma el gijonés, quien explica que desde 2005 hasta el año pasado no había publicado poesía. Por ello, y después de un periodo de reflexión, asevera que «reconforta ver que ese libro, que tiene un poso de reflexión importante, ha sido reconocido».

En la final Doce competía con otros cinco finalistas con una trayectoria destacada en el campo de la poesía, motivo por el que no se veía como favorito. «Soy el más joven y competía con poetas de prestigio», apunta el escritor. «Son poetas con una trayectoria estable, reconocida y que ya han ganado muchos premios», por lo que la decisión del jurado ha sido para él una grata sorpresa. Eso sí, la alegría no ha sido completa, ya que Doce afirma, y reitera que no lo hace desde la falsa modestia, que «me habría gustado que fuera un premio compartido con Tomás (Sánchez Santiago) porque el suyo es un libro que yo defendí mucho y un autor del que aprendí».