«Don Gil de Alcalá» pone punto y final a las zarzuelas gratis

Europa Press OVIEDO

CULTURA

Roberto Sánchez Ramos, concejal de Cultura; Cosme Marina, director artístico del Festival; Rubén Gimeno, director musical; Emilio Sagi, director de escena; Francisco González Álvarez-Buylla, Presidente Fundación Musical 'Ciudad de Oviedo' y Presidente Capilla Polifónica 'Ciudad de Oviedo'; Alejandro Roy, tenor; Susana Cordón, soprano..Roberto Sánchez Ramos, concejal de Cultura; Cosme Marina, director artístico del Festival; Rubén Gimeno,  director musical; Emilio Sagi, director de escena; Francisco González Álvarez-Buylla, Presidente Fundación Musical 'Ciudad de Oviedo' y Presidente Capilla Polifónica 'Ciudad de Oviedo'; Alejandro Roy, tenor; Susana Cordón, soprano.
Roberto Sánchez Ramos, concejal de Cultura; Cosme Marina, director artístico del Festival; Rubén Gimeno, director musical; Emilio Sagi, director de escena; Francisco González Álvarez-Buylla, Presidente Fundación Musical 'Ciudad de Oviedo' y Presidente Capilla Polifónica 'Ciudad de Oviedo'; Alejandro Roy, tenor; Susana Cordón, soprano.

El edil de Cultural, Roberto Sánchez Ramos se reafirma en que «nunca» regalará entradas para la tercera función por los abusos pasados

08 may 2017 . Actualizado a las 18:16 h.

La ópera cómica Don Gil de Alcalá ha sido presentada este lunes en el Teatro Campoamor. La obra de Penella será la primera de las dos producciones propias de la Fundación Municipal de Cultura (FMC) dentro del XXIV Festival de Teatro Lírico Español de Oviedo 2017. Ambas representaciones de la obra tendrán lugar este jueves y sábado, 11 y 13 de mayo, en el emblemático teatro ovetense que este año celebra su 125 aniversario. El concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos, ha señalado que tras el festival habrá un «debate abierto y transparente» en la Concejalía para valorar si se recupera la tercera función de las obras en el Festival (este año se redujeron a dos) ya que ha definido como una «perversión artística y política» que se recuperen las tres funciones por obra para que luego «el 60 u 80%» del público asista «gratis» al festival. En ese sentido, ha manifestado su «aliento» a que se aumente el número de funciones, «pero pasando por taquilla». 

Tanto el director musical, Rubén Gimeno, como la soprano Susana Cordón y el tenor Alejandro Roy, han manifestado encontrarse encantados de participar en el montaje y actuar en un escenario como el del Campoamor, en una ciudad con la «tradición musical» de Oviedo, ha subrayado Gimeno. El acto de presentación ha tenido lugar en el Salón de Té del teatro y junto a Gimeno, Cordón y Roy han participado el edil de Cultura, Roberto Sánchez Ramos; Cosme Marina, director artístico del Festival; Emilio Sagi, director de escena y Francisco González Álvarez-Buylla, Presidente Fundación Musical Ciudad de Oviedo y Presidente Capilla Polifónica Ciudad de Oviedo. Sánchez Ramos ha resaltado la visión «muy renovada y actualizada» que esta producción propia hace de Don Gil de Alcalá, mostrando de «forma clara» el compromiso del ayuntamiento con la lírica española. Por su parte, Marina ha destacado el elevado nivel del reparto que le da «un impulso muy especial a la obra» en una producción por la que ya se han interesado un festival madrileño y otro teatro español. Esto demuestra demuestra, a su juicio, que Oviedo exporta cultura y que un festival como el de Zarzuela aporta importantes «réditos culturales y económicos a la ciudad».

El prestigioso director de escena, Emilio Sagi, ha declarado que tenía «muchísimas ganas» de hacer una obra que ha definido como una «preciosidad». Sagi ha destacado que al igual que Doña Francisquita ofrece una visión idealizada del Madrid romántico, Penella hace lo mismo en Don Gil de Alcalá con el México colonial. Durante su intervención, el director de escena ovetense ha defendido al «género único y maltratado» de la zarzuela. En esa línea, ha afirmado que siempre ha estado «completamente ligado al pueblo» y ha abogado por desligar, ante las nuevas generaciones, este género musical español de su identificación con el régimen franquista que lo utilizó de manera «ladina».