Tiembla, Trump: vuelven los Underwood

«House of Cards» regresa el miércoles con la quinta temporada completa


redacción / la voz

Antes de que Donald Trump hablara de drenar el pantano de Washington, House of Cards llegó hasta el fondo de la ciénaga. Frank y Claire Underwood vuelven para que continúe este viaje sin escrúpulos, este thriller político que fue el barco rompehielos de Netflix. El estreno de la quinta temporada llegará a España un día después del desembarco en Estados Unidos. Movistar Series (dial 11) lanzará los nuevos episodios en formato maratón el miércoles a las 9.25 horas. Ese día todos los capítulos estarán disponibles en el servicio de vídeo bajo demanda.

Todas las batallas de los Underwood tienen un objetivo: el poder absoluto. En la cuarta entrega (atención, spoiler), la guerra incluso se libró entre ellos. En el último episodio recomponen su alianza y bajaban el telón con una declaración de intenciones: «Nosotros no nos rendimos ante el terror. Nosotros somos el terror». En los nuevos episodios, la pareja escala la montaña de sus pecados y se lanza a la carrera electoral por partida doble, para ocupar la presidencia y la vicepresidencia. Doble o nada. Su lema: «Una nación: Underwood». 

Siria y la postverdad

En su avance de nuevo se intuye un amplio catálogo de crímenes, y llevan al tablero asuntos como el recurso del miedo, las fronteras, Siria y la postverdad. Todo muy familiar. Para Frank Underwood es imposible escapar de la referencia de Trump. La realidad, siempre intentado adelantar a la ficción. Pero no todas las comparaciones son odiosas. Sobre todo cuando se coloca a un niño grande hijo de papá frente a dos sucesores de Maquiavelo. Por eso la serie utiliza el tsunami Trump para impulsarse. «La diferencia es que nosotros tenemos mejores guionistas», apunta Kevin Spacey. «Trump nos roba ideas», comenta Robin Wright. Hasta Michael Kelly, actor que interpreta a Doug, asesor y matón al servicio del protagonista, asegura: «Elegiría al presidente Underwood sin dudar un instante antes que a Trump».

Esta es la primera temporada de la serie sin su showrunner original, Beau Willimon. Llevan el timón los guionistas Frank Pugliese y Melissa James Gibson. Suyo es el reto de afilar los colmillos de los Underwood. Willimon deja momentos que son historia de la televisión. Como cuando Frank Underwood rompe la cuarta pared y habla por primera vez a los espectadores o la escena en la que golpea con su puño la mesa del despacho oval para que su anillo deje una muesca en la madera.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Tiembla, Trump: vuelven los Underwood