«No nos podemos permitir no ser optimistas sobre el asturiano»

Xosé Antón González Riaño, elegido como nuevo presidente de la Academia de la Lingua, reclama fortalecer los avances sociales del idioma

Xosé Antón González Riaño
Xosé Antón González Riaño

Redacción

Xosé Antón González Riaño resultó elegido nuevo presidente de la Academia de la Llingua Asturiana después de cuatro mandatos consecutivos de Ana Cano. Especialista en Ciencias de la Educación y con un carácter abierto al diálogo destaca que la institución no se puede permitir no ser optimista respecto al futuro del asturiano aunque sus horizontes sean más ambiciosos de los que se están desarrollado en el Principado. La meta ineludible es la oficialidad y en el corto plazo lograr acordar con el Ministerio de Educación el reconocimiento de la especialidad docente para el profesorado de asturiano.

--Ana Cano deja la presidencia después de cuatro mandatos consecutivos, ¿qué balance hace de su dirección y qué retos se plantean ahora?

--Nosotros, y yo especialmente, queremos partir de lo hecho por la anterior presidenta. Yo colaboré muy directamente con Ana Cano en la gestión de la Academia y lo que se plantea ahora es, no una continuidad, pero sí partir del enorme esfuerzo que hizo ella, de sus logros en la normativización del idioma y desde ahí, el nuevo equipo se planteará nuevo retos que van en dos direcciones: una es el trabajo académico-lingüístico y otra es la social. Hay que ahondar en esas dos cuestiones y la meta, por la que siempre vamos a estar trabajado, es el logro de la oficialidad del idioma de los asturianos.

--¿Es optimista? Recientemente La Voz de Asturias publicó un reportaje que destacaba que las generaciones más jóvenes eran más favorables al asturiano, ¿lo comparte?

--Desde la Academia no nos podemos permitir no ser optimistas, es una institución que tiene que trabajar por el futuro del idioma poniendo lo mejor de sí misma, de sus miembros, para afirmar el futuro de una lengua que, desde el punto de vista cultural, es una de las herencias más importantes que tiene el pueblo asturiano. Fuimos creados para trabajar por el idioma y no nos podemos permitir ninguna clase de desánimo. Comparto el análisis, el problema de las resistencias al asturiano tiene algunas características generacionales, y es verdad que en los últimos 35 años hay una escolarización de la llingua, hay una literatura en asturiano de gran valor, tenemos presencia del asturiano en los medios de comunicación, aunque sea muy escasa, y desde luego eso nos hace estar un proceso de recuperación irreversible. Seguro que tenemos que hacer muchos esfuerzos, unirnos con instituciones, organismos, con partidos políticos, con sindicatos, con todo lo que se mueve civilmente en Asturias, pero con el objetivo de que todos asumamos de forma transversal la existencia de la lengua asturiana, y la seguridad en su pervivencia. Eso pasa por un marco legal que sea el que homologue el asturiano al resto de lenguas penínsulares.

--Ha habido un debate reciente y muy intenso sobre la consideración jurídicas de la ALLA, ¿cuál es su posición?

--Para nosotros fue una sorpresa que surgieran dudas sobre el estatus administrativo de la institución, una institución que crea el Principado, que es pública; y que de un día para otra se pusiera en duda, para nosotros fue especialmente doloroso. Es verdad que tuvimos mucho apoyo de fuerzas políticas con presencia en la Junta General; por parte de Izquierda Unida, que planteó iniciativas muy interesantes, coherentes y con implicación de cara al futuro. Otros grupos también plantearon sus iniciativas, para nosotros lo importante es que se garantice de una vez ese carácter público de la institución que por otro lado quedó muy claro con un informe de la intervención general del Principado en el que se dice textualmente que la ALLA pertenece a la administración pública corporativa del Principado. Yo sé que en este momento hay interés por parte del grupo parlamentario del PSOE de llegar a una solución a través de un decreto. La Academia se creó por un decreto y la modificación y el fortalecimiento de ese carácter público podría ser también a través de un decreto. Estamos en permanente contacto con el grupo socialista, sabemos de su interés por que esto se solucione, también tenemos informaciones y la promesa por parte de la Consejería de Educación de que ellos están elaborando ese decreto, que tendrá que pasar por el consejo consultivo y aprobarse en el Consejo de Gobierno. Es absolutamente necesario, la institución no puede funcionar sin una seguridad jurídica, de cobertura administrativa; y sería además un elemento de distensión en las relaciones con la Consejería de Educación y Cultura que, en este momento, no es que sean malas pero no son las mejores posibles y nosotros queremos que los sean.    

--Su perfil profesional está orientado a la educación ¿cuáles son sus principales objetivos para el asturiano en esta materia?

--Hay una cuestión de gran valor simbólico que es el logro de la especialidad docente. Los maestros y profesores de llingua asturiana tienen que acceder al estatus de funcionarios educativos del Principado en igualdad de condiciones que el resto de profesores, tiene que haber oposiciones en las que los profesores de asturiano se especialicen con el mismo rigor universitario que el resto. Eso sería un gran paso, sabemos de las resistencias del ministerio en Madrid, sabemos que desde el Principado se están haciendo gestiones pero pedimos persistencia y que se haga esa demanda con la mayor convicción posible. Y después hay cuestiones que reclamamos como la generalización de la enseñanza en la privada concertada, la normativa dice que el Principado tiene que promover la enseñanza del asturiano y promover no es sólo decir 'oye tenéis aquí una materia optativa que podéis escoger o no'; promover es poner lo mejor por su parte para que esa enseñanza de asturiano se haga verdaderamente real. Efectivamente con carácter voluntario pero con una acción decidida de promoción, para que se amplíe enseñanza. Hay una cuestión que se puede mejorar pero que ya está bien afirmada y es la presencia del asturiano en la universidad. Se puede mejorar pero desde el punto de vista administrativo y académico es impecable. Y eso que se logra en el contexto universitario es lo que tenemos que lograr también en todas las etapas educatativas, desde infantil a primaria, secundaria o bachillerato.

--Aún en esta legislatura el PP ha hecho del asturiano un caballo de batalla de su acción política de forma muy intensa, presumiendo incluso de vetar su uso en la Junta General, ¿a qué lo achaca?

--Ya con la anterior dirección de la Academia, Ana Cano y yo tuvimos reuniones prácticamente con todos los grupos parlamentarios, con los socialistas, con IU, Podemos, Ciudadanos, también con Foro y es verdad que tuvimos dificultades con el grupo parlamentario popular. Pero también hablamos con muchos militantes y algunos de ellos responsables políticos en el PP y lo que se nos dice es que esta posición última, de una especial resistencia en contra de cualquier avance en la cuestión lingüística, hay que leerla en clave interna como un elemento de fortalecimiento dentro de la opción que representa políticamente en este momento el PP. Estos mismos interlocutores lo que nos dicen es que no entienden esa posición, que es además muy reciente, que tradicionalmente el PP no la tenía y que hay que deshacer esa clave interna que lleva a cometer algunos equívocos políticos. Como presidente de la ALLA también me voy a dirigir al PP y voy a solicitar hablar directamente con ellos de este tipo de cuestiones. Tenemos que hacernos entender, explicarnos y mi aspiración es también poder hablar con  Mercedes Fernández y plantear cuál es la visión de la ALLA, sus demandas y sus expectativas. Es decir, desde la Academia vamos a partir de cero y con la mejor de las intenciones.

--Pronto presentarán el nuevo estudio socio lingüístico de Francisco Llera Ramo sobre el asturiano ¿nos puede avanzar alguna conclusión?

--Es un trabajo fundamental para la política lingüística. Lo voy a presentar con Francisco Llera Ramos el próximo miércoles 28 al mediodía. Estos macroestudios lingüísticos son una especie de radiografía del estado de la cuestión y lo veremos entonces, son datos interesantísimos y desde luego muy pertinentes a la hora de hacer política lingüística en Asturias, pero no te voy a adelantar más, lo veremos el miércoles.     

Valora este artículo

7 votos
Comentarios

«No nos podemos permitir no ser optimistas sobre el asturiano»