Los músicos se consideran «víctimas» de las prácticas «ilícitas» de la SGAE

Piden que «se lleve a cabo una profunda reforma» de la entidad y reclaman «no desprestigiar» su imagen


Músicos y autores representativos de la música española de varios estilos y generaciones, como Alejandro Sanz, Antonio Carmona, Kiko Veneno, Amaral, Rosendo, Santiago Auserón, así como grupos como Siniestro Total, Ilegales, Izal o Love of Lesbian, entre otros, han remitido un manifiesto al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte en el que solicitan que se lleve a cabo «una profunda reforma de la SGAE bajo el amparo del Ministerio de Cultura», al tiempo que reclaman «no desprestigiar» su imagen.

Agrupados en torno a la Coalición Autoral (CoA), que representa a unos 400 socios de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), los firmantes hacen hincapié en que dirigen este manifiesto -que lleva por lema En defensa de nuestros derechos- «a la sociedad, a las autoridades y singularmente al Ministerio de Educación, Cultura y Deportes, con el fin de aclarar e incentivar una serie de objetivos», tras los «escándalos y presuntos delitos conocidos a finales del pasado mes de junio» por parte de la SGAE.

Precisamente, fuentes de Cultura han señalado a Europa Press que están analizando lo que plantea este manifiesto y las posibles opciones. Asimismo, está previsto que el ministro, Íñigo Méndez de Vigo, se reúna con una representación de autores aunque aún no hay fecha para este encuentro, como ha corroborado Patacho Recio, miembro de COA y la Junta de Autores de Música (JAM). «Ayer se comunicó y estamos pendientes de cerrar fecha y preparar la reunión, que será inmediata», ha explicado a Europa Press.

Con este manifiesto, «los autores, perjudicados por las prácticas presuntamente ilícitas llevadas a cabo en la SGAE», subrayan su «deseo de defender los derechos que como artistas y autores» les corresponden y enfatizan en que «las actuaciones llevadas a cabo por la justicia se dirigen únicamente contra los causantes de los delitos de estafa, fraude o administración desleal; en ningún caso a la generalidad de los autores, cuya imagen no se debe en absoluto desprestigiar».

Por este motivo, reiteran que orientan su petición a las autoridades y al Ministerio de Cultura «invitándolos a que actúen contra las malas prácticas llevadas a cabo, atendiendo a su obligación de tutela sobre la SGAE». En este sentido, aseguran que su intención es que «se lleve a cabo una profunda reforma de la SGAE bajo el amparo del Ministerio de Cultura», con el fin de lograr «la regeneración ética de la SGAE, la plena transparencia de la gestión y divulgación de la misma entre sus socios, la atribución equitativa y proporcional de los derechos acorde con las aportaciones de cada autor y la profesionalidad en la gestión».

Para ello, creen «necesaria la modificación de los actuales Estatutos de la SGAE, cuya nueva redacción debería contemplar medidas encaminadas a reconducir la actual situación y evitar que se repitan los problemas que la SGAE ha sufrido en el pasado», prosigue el texto.

Algunas de estas medidas hacen referencia a la posibilidad de que los miembros de la Junta Directiva puedan conceder su representación en la misma a un representante legal, modificando el artículo 65 de los Estatutos; al establecimiento de importes fijos relativos a dietas, que impidan el uso de las mismas como sobresueldos; así como a reformar el sistema de funcionamiento de los órganos de gobierno de SGAE y el de representación, facilitando el derecho a voto a un mayor numero de socios.

«Todo ello -prosigue el manifiesto- en adición a una auditoria de la sociedad, que ofrezca publicidad y claridad en las cuentas de la misma, permitiendo la intervención de las autoridades para evitar el uso de la sociedad como instrumento fraudulento» con el fin de que la SGAE «pueda adaptarse a la realidad actual y a la sociedad digital, previniendo conductas ilícitas, en beneficio de los autores».

Con el manifiesto, los firmantes también reclaman que se exijan responsabilidades a quienes hayan incurrido en delito, «así como la devolución de las cantidades presuntamente defraudadas» y que la Justicia «actúe rápido y de forma eficiente».

El texto concluye que es «fundamental recalcar» que los autores y artistas no están involucrados «en el ejercicio de estas prácticas fraudulentas», sino que son «víctimas de los presuntos delitos mencionados en el referido Auto», por lo que, como consecuencia directa de la comisión de los presuntos delitos de fraude y estafa, han visto mermados tanto sus beneficios como sus derechos.

Amparo para avalar las modificaciones

En cuanto a la futura reunión que mantendrán los autores con el Ministerio de Cultura, Recio ha adelantado a Europa Press que «por un lado van a transmitir al Gobierno la confianza en la actuación policial y judicial», además de pedir «no una intervención», que a su juicio consideran «peligrosa, sino un amparo que se comprometa a garantizar y avalar las modificaciones necesarias en el reglamento de la entidad para realizar un reparto justo y equitativo de los derechos de la obra, y una modificación de estatutos de la SGAE que impida que estos sucesos vuelvan a ocurrir, que impida que se acapare el poder político y de gestión, que ha de ser profesional y transparente».

Recio ha añadido que los autores de la SGAE desconocen «de dónde proceden los ingresos de la SGAE ni cómo se reparten» por lo que ha vuelto a reiterar la importancia de modificar los estatutos, lo que implicaría un cambio en el sistema de representación actual pues, como ha enfatizado, «no es entendible que en una entidad de gestión del siglo XXI con 120.000 socios, apenas el 20 % tengan derecho a voto».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Los músicos se consideran «víctimas» de las prácticas «ilícitas» de la SGAE