La Asturias más radiactiva irradia el Festival de Sitges

El certamen estrena la serie «La Zona», que se emitirá a partir del 27 de octubre

Presentación de La Zona en el Festival de Sitges
Presentación de La Zona en el Festival de Sitges

Sitges (Barcelona)

Sitges vuelve a ser escaparate para las series de televisión de género, esta vez una producción de Movistar+ que se presenta hoy en el Festival y que emitirá la plataforma de pago a partir del 27 de octubre. «La zona», la nueva serie de televisión que los hermanos Sánchez-Cabezudo, Jorge y Alberto, han rodado durante semanas en Asturias, recrea un escenario no muy lejano en el tiempo en el que un accidente nuclear ha devastado parte de España; tres años después, los supervivientes ya no se fían de nada. Un argumento que, en palabras del actor protagonista, Eduard Fernández, es «una alegoría perfecta del momento actual: de la desconfianza y de la pérdida de las ilusiones y de la ingenuidad».

Coincidencias que no son casualidad, sino fruto de la documentación que desarrollaron profusamente en Chernóbil y Fukushima, explica Alberto Sánchez-Cabezón, con la intención de trasladar aquella sociedad que surgió tras las explosiones a un escenario local. «Después del accidente, las reglas y los roles sociales se dieron la vuelta, no solo por el impacto económico que generaron las indemnizaciones sino por la situación de desamparo en la que quedaron las personas. Todo ello se parece mucho al momento que se vive y que hemos vivido después de la crisis», indican, «Con lo cual, estamos en la realidad».

En la ficción, años después del accidente, el inspector Héctor Uría vuelve al servicio recuperado tras ser el único superviviente del primer grupo que acudió en socorro de la central. La aparición de algunas personas brutalmente asesinadas en la zona de exclusión le lleva a una investigación que agitará el nuevo orden establecido en el mundo surgido tras la catástrofe.

Según han señalado los directores, creadores de la multipremiada serie «Crematorio» (2011), en «La zona» hay una mezcla de géneros, que pasan de lo policiaco y criminal, y rozan la ciencia ficción futurista, al drama humano más profundo. Y para transmitir esa realidad eligieron a un elenco de actores, encabezado por Eduard Fernández, que «bordan y más» las intenciones de los Sánchez-Cabezudo, «dos generaciones de actores que se corresponden con las que aparecen en la historia». Emma Suárez, Carlos Bardem, Manolo Solo, Alba Galocha, Álvaro Cervantes o Alexandra Jiménez son parte de ese reparto coral que se irá dosificando, ha dicho Alberto, de modo que «enganche también con esa atmósfera no precipitada que buscábamos».

En ellos bascula la trama, pero el hilo conductor, el «martillo pilón», dice Fernández, es Héctor, su personaje: «Él va avanzando como un elefante, como un metrónomo, dando todos los colores que hay que dar. Lo de este personaje no es tristeza, es una desolación interior brutal, pero a la vez su profesión le redime», explica. «Es capaz de ir buscando a los malos con tanta pasión que se le van las horas; sabe trabajar con el dolor ajeno, tiene una honestidad brutal y un compromiso absoluto, tanto que bordea la línea por tratar de hacer el bien para los demás», precisa.

Otro de los personajes que aparecen más tarde es el «liquidador» Krusty, al que da vida Carlos Bardem. «Sí, se llama igual que el payaso de Los Simpson, pero ahí acaban las similitudes, el mío es bastante más dramático», advierte Bardem. «Es un tipo que vive de entrar todos los días a limpiar la zona de exclusión radiactiva, es carne de cañón. Se verá sometido a presiones extremas que casan mal con su espíritu volátil, anarquista y sus problemas con la autoridad», comenta el actor, mientras se ríe de alguna de las similitudes del personaje con su persona. «La zona», asegura el madrileño, «no tiene nada que envidiar a ninguna gran producción, ni de historia ni de interpretaciones».

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

La Asturias más radiactiva irradia el Festival de Sitges