«El cine y la tele tienen emociones pero les falta el alma de la literatura»

Raúl Álvarez OVIEDO

CULTURA

Adam Zagajewski
Adam Zagajewski

El poeta polaco Adam Zagajewski ha dejado atrás el exilio y reivindica la alegría en el acto de escribir

16 oct 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Adam Zagajewski (1945) nació en Lvov, cuando esa ciudad, hoy en territorio ucraniano, aún era parte de Polonia, se crió en Cracovia y ha vivido largas temporadas en París y Chicago, donde ha ejercido como profesor universitario. Poeta, traductor y ensayista, es una de las voces más reconocibles de la generación del 68 en su país, que tan grandes autores ha dado a Europa. En esta entrevista, a la que ha contestado por correo electrónico desde Cracovia, donde ha vuelto a instalarse, rechaza que la melancolía del desarraigo sea el único motor de su obra. Reivindica la alegría de escribir y confiesa su amor por el cine y por muchos autores españoles.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

-¿Cómo empezó a escribir poesía? ¿Qué desató su necesidad de hacerlo?

-De niño, fui un lector apasionado. Lo que había a mi alrededor era gris, monótono y, con frecuencia, aburrido. En los libros descubrí una especie de realidad mejorada, revisada y corregida. La idea de intentar escribir algún día por mí mismo aún estaba bastante alejada, pero lentamente caí en la cuenta: tenía que intentar formar parte de eso. Pero fue un proceso largo, lleno de ensayos y errores.

-Creció en un país comunista. ¿Contribuyó la necesidad de soslayar la censura a su manera de decir las cosas, le hizo acostumbrarse a los enfoques oblicuos?