Kevin Spacey y Harvey Weinstein, en la misma clínica de rehabilitación tras las acusaciones de acoso

El actor y el productor han ingresado de forma voluntaria en un centro hospitalario


Kevin Spacey y Harvey Weinstein tienen algo más en común que encabezar la lista negra de las dos principales estrellas de Hollywood con múltiples acusaciones de acoso sexual a sus espaldas. Ahora los dos han ingresado voluntariamente en la clínica The Meadows para tratarse allí, en un lugar que se anuncia como «el principal centro de tratamiento hospitalario para la adicción al sexo de EE.UU.». La clínica cuenta entre sus servicios tratamientos para sus pacientes «de lujo», como yoga, tai chi, paseos a caballo, acupuntura y meditación, entre otros. También otros más fuertes, como medicación con antidepresivos y hasta antiandrógenos, si fuese necesario, para suprimir los impulsos sexuales. 

The Meadows ya ha tratado a otros famosos con distintos problemas, como Selena Gómez, Kate Moss o Tiger Woods

Hay que recordar que la lista de mujeres que acusaron de acoso y violación a Harvey Weinstein es casi interminable, y la policía investiga algunas de ellas. Paz de la Huerta, Cara Delevinge, Lupita Nyong'o, Rose McGowanAngelina Jolie o Gwyneth Paltrow son solo algunas de las actrices que denunciaron al productor de cine. La situación de Kevin Spacey no es menos grave. La revelación del actor Anthony Rapp, hizo que el protagonista de House of Cards intentase tapar la gravedad de los abusos confesando que era homosexual. Pero una vez abierta la caja de Pandora, comenzaron a salir más casos de acoso por parte de Spacey, algunos de ellos incluso del personal de la serie de Netflix, que ya le ha despedido.

El caos en Hollywood tras los escándalos sexuales 

Proyectos que terminan en un cajón, estrenos de películas suspendidos, estudios amenazados y la campaña por los Oscars sacudida son las consecuencias del caos inconmensurable que han provocado los casos de abusos sexuales en Hollyqwood. Un mes después que el diario The New York Times y la revista The New Yorker destaparan el escándalo sobre el productor Weinstein, acusado por un centenar de actrices y exempleados de acoso, agresión sexual y hasta violación, muchos se armaron de valor para romper su silencio y denunciar a otros pesos pesados de la industria sobre conductas similares.

Fue así como comenzaron las denuncias contra Spacey, ganador de dos premios de la Academia, y del director Ratner, entre otros actores, agentes, ejecutivos... Son tantas las revelaciones que el diario Los Angeles Times se preguntó en su editorial del domingo: «¿Quién será el próximo?». «Espero que todo este caos allane un camino hacia una sanación» en la industria, dijo la estrella Jessica Chastain en una entrevista con la agencia AFP.

Tim Gray, uno de los editores jefe de la revista Variety, dijo que «hay escándalos en Hollywood desde la era del cine mudo, pero era una persona, un incidente». 

Cualquier proyecto que tenga el sello de The Weinstein Company, fundada por Harvey Weinstein y su hermano Bob, se volvió tóxico, cuando apenas meses atrás era una señal de prestigio. El director Oliver Stone, que inicialmente defendió al productor, decidió después retirar de la compañía su proyecto sobre la serie Guantánamo.

La última película del estudio Amityville: el despertar recaudó apenas 742 dólares en más de una semana en taquilla en Estados Unidos, según el sitio especializado Boxofficemojo.Com. Y la compañía está al borde de la quiebra.

Otros estudios también se vieron sacudidos por los escándalos sexuales, como el gigante de internet Amazon, que despidió a su director Roy Price tras acusaciones de acoso. Y el primer daño colateral ha sido la esperada serie de televisión de David O'Russell (Joy: el nombre del éxito, Los juegos del destino) fue «torpeadeada», explicó la actriz Julianne Moore en el programa Live with Andy Cohen. «Con la debacle de Weinstein y el otro asunto con Amazon, todo el mundo se retiró» del proyecto, dijo la actriz ganadora del Óscar, que trabajaría con Robert de Niro.

Un guionista que trabajó meses en un proyecto de una serie para Amazon dijo a la agencia AFP que ahora es una incógnita si se materializará o no.  

«Todo el mundo es reemplazable» 

El gigante de «streaming» Netflix también atraviesa por una crisis por las acusaciones contra Spacey, protagonista de su aclamada serie House of Cards. La producción de la sexta temporada -que sería la última- fue suspendida abruptamente y el lanzamiento de la película Gore con el mismo actor, fue cancelado. Warner Bros por su parte rompió una sociedad de cientos de millones de dólares con la empresa de Ratner (Una pareja explosiva, Quiero matar a mi jefe, El renacido), que trabajaba en una adaptación del exitoso libro El jilguero. Ésta es una lección para todo el mundo en Hollywood, indicó Gray. «Todo el mundo es reemplazable. Kevin Spacey era la gran estrella de House of Cards, se hará entonces sin él».

Los escándalos también afectaron la carrera por el Óscar. Sony Pictures apostaba por el último filme de Ridley Scott, All the Money in the World, pero con Spacey en el papel principal, el panorama cambia. Y a cuatro meses de la ceremonia, «quien sabe qué historia vamos a descubrir sobre sobre otros en competencia», añadió Gray.

La Academia expulsó a Weinstein hace un mes, pero otros de los acusados son miembros aún. Está también el escándalo tras bastidores: los representantes Tyler Grasham y David Guillod fueron despedidos por denuncias sexuales, mientras que Danny Masterson también está acusado y hay una petición para que Netflix cancele su show. Para Gray, es evidente «que algo está mal con la industria», destacando los problemas de diversidad, denuncias de discriminación contra minorías y mujeres, y ahora, de abuso sexual. Y aseguró que si bien «Hollywood adora un gran regreso», lo de Weinstein, Spacey y Ratner «no se puede perdonar».

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Kevin Spacey y Harvey Weinstein, en la misma clínica de rehabilitación tras las acusaciones de acoso