Sinatra vuelve por Navidad

CULTURA

Además de un cantante extraordinario, Sinatra fue un astuto artista capaz de ver caminos comerciales. En los años cuarenta empezó a cantar piezas navideñas y logró un gran éxito. En 1957 lanzó «A Jolly Christmas from Frank Sinatra». Este disco nutre en gran medida «Ultimate Christmas», que revisa el material grabado entre 1954 y 1991. Un delicioso paseo por canciones que hoy son clásicos

18 dic 2017 . Actualizado a las 08:54 h.

Hay quien dice (y por supuesto lo repite todos los años desde sus redes sociales) que la Navidad no empieza hasta que Mariah Carey aparece por ahí cantando eufórica su celebérrimo All I Want For Christmas Is You. Y puede ser. Pero también existe la posibilidad de lanzar una afirmación similar respecto a Frank Sinatra. No falla. En formato pausado, las revisiones de villancicos tradicionales en sus labios son un requeteclásico. Ahora, que todavía pervive cierto halo cincuentero favorable a su estética crooner -mitad Mad Men, mitad hilo musical de Zara Home-, más que nunca.

Por eso la salida de un disco como Ultimate Christmas resulta de lo más oportuna. Disponible tanto en cedé como en regalable doble elepé, se trata de una recopilación de piezas navideñas cantadas por La Voz en sus épocas de Capitol y Reprise. Además, la colección incluye aportaciones de sus hijos, Nancy, Tina y Frank Jr., que aparecen en tres de las canciones junto a su padre. Todo ello conforma un arco temporal que va desde 1954 a 1991, incluyendo también versiones remasterizadas de 1999.

El gusto por la Navidad ha sido una constante en Frank Sinatra. En cierto modo, con él empieza lo que se podría denominar villancicos modernos. Consciente del gusto del gran público por ellos, los adaptó al formato de las big bands y el estilo crooner en los años cuarenta. En 1944 hizo su célebre versión de White Christmas con Bing Crosby que resultó un éxito. El tema que Irving Berlin había compuesto dos años antes pasó a ser un clásico instantáneo. Entre violines, contención interpretativa y escobillas se reveló como un filón.