Arango baraja más donaciones, pero pide un mayor «esfuerzo público» para el Bellas Artes

Efe REDACCIÓN

CULTURA

Plácido Arango y Javier Fernández ante «P. Bustos de Lara», de Zurbarán, en el museo de Bellas Artes de Asturias
Plácido Arango y Javier Fernández ante «P. Bustos de Lara», de Zurbarán, en el museo de Bellas Artes de Asturias

El empresario asturmexicano inaugura «feliz» la exposición de su donación al centro y adelanta que, como patrono de honor, se implicará «en la medida que pueda» para dotarlo de «los medios necesarios»

25 ene 2018 . Actualizado a las 22:44 h.

Plácido Arango se ha sentido esta tarde «feliz» en el Museo de Bellas Artes de Asturias. Y aún se sentiría más si la extraordinaria donación de arte cuya exposición ha inaugurado en presencia de las máximas autoridades regionales sirviera como incitación a «un mayor esfuerzo público» en favor del centro. Lo ha dicho el empresario y filántropo asturmexicano antes del recorrido de apertura de la muestra que presenta las 33 piezas que ha donado al patrimonio regional y en presencia del presidente del Principado, Javier Fernández, y el consejero de Cultura, Genaro Alonso. Arango, por otra parte, no ha descartado en absoluto que su portentosa colección de arte pueda volver a ser fuente de aportaciones al Bellas Artes en el futuro. Todo lo contrario.

«Habrá seguramente nuevas donaciones, pero ya las harán mis hijos, espero, y algunas, mis nietos», ha señalado Arango antes del visitar la planta baja del Palacio de Velarde y varias dependencias del edificio de la ampliación, donde se han distribuido las nuevas piezas de los fondos museísticos. De ellas, algunas volverán a salir del museo atendiendo a las condiciones de la donación, que permiten que el donante disponga de las piezas de conformidad con los nuevos propietarios. Otras se quedarán ya en Oviedo: las tres tablas de Juan de la Abadía el Viejo o las monumentales piezas de Arroyo, Equipo Crónica, Guinovart y Darío Villalba, por ejemplo; estas dos últimas, ya en su ubicación definitiva en la segunda planta de la ampliación. 

«Para mí esto es una oportunidad única, el poder tener unos cuadros que tenían interés para un museo como éste y en Asturias, la tierra de mis padres», ha afirmado el empresario, que ha sido nombrado patrono de honor de la pinacoteca. Ha sido desde esta nueva condición de patrono desde donde ha adelantado que va a implicarse con el museo «en la medida que pueda» para que cuente «con los medios necesarios» y una mayor provisión de recursos públicos para su funcionamiento.