«Ahora estamos en un momento de mujeres. Ojalá no tuviéramos que hablar de ello»

María Lafuente promueve la sororidad con su nueva colección sostenible en la Semana de la Moda de Madrid

María Lafuente

Redacción

El despertar de la mujer ante una sociedad que no considera igualitaria salpica todas las áreas, desde el cine, a la empresa, pasando por las estructuras familiares y, como no, a la moda. La diseñadora María Lafuente no ha podido evitar quedarse al margen de un momento histórico a nivel social y expresa su compromiso con Sororidad, su nueva colección, que se podrá ver el próximo 30 de enero en la nave de la antigua fábrica Boetticher, referencia de la innovación en España. El lugar se convertirá por primera vez en una pasarela donde el arte, la moda, la cultura y las emociones se mimetizarán en una suerte de espectáculo lleno de sinergias para cerrar la Semana de la Moda de Madrid. La asturleonesa, reconocida por su fuerte compromiso social, cuenta en esta ocasión con la colaboración de muchas mujeres que han aportado un toque distintivo a cada uno de sus diseños.

-Sus colecciones se inspiran siempre en una causa y en Sororidad la mujer es el centro. ¿Cómo se potencia la alianza y la solidaridad entre las mujeres a través de la moda?

-Tengo muchas participaciones y sinergias artísticas muy potentes y singulares. Tengo el apoyo de las mujeres de Lagartera con sus bordados, como siempre manteniendo las tradiciones y dando visibilidad a las mujeres para empoderarnos todas. Por la parte artística está la cerámica de Talavera a través de Mónica García del Pino, que es una de las mejores ceramistas; el apoyo de Tomás Alía, arquitecto; y las pinturas hechas por Cesar Barrio con una técnica muy singular y espectacular con la que transmite el mensaje del agua, que también es parte de la filosofía, porque el agua llega a todas partes y eso es lo que quiero conseguir con Sororidad.

-Un trabajo muy completo donde nada queda al azar.

-Sí, es una historia, una novela o una película en el sentido de que hay muchos personajes que forman parte de toda la creatividad. Tengo también la tremenda suerte de que los Vivancos vienen a participar; ellos también hacen un espectáculo solidario que se llama #TaconeoSolidario. También he creado unos pañuelos que se comercializarán y están hechos por las mujeres de Melilla del taller de Lal la Buya, que son mujeres en riesgo de exclusión social; esto también es una forma de aportar valores a la sociedad. El calzado está hecho por Herce Valverde, en Valverde del Camino (Huelva).

-Todos esos personajes que une hace que sus desfiles sean un poco como un espectáculo.

-Soy inquieta, me gusta que sea realmente una historia completa. De ahí que luego tenga la fortuna de contar con muchas personas que se implican. La música también es original y, como siempre, está creada por David Dalmau. La música tiene mucho que ver con la emoción de lo que estás trasladando y tenerlo siempre acorde a esa filosofía es uno de los mayores lujos.

«Me gustaría llegar a una sociedad mejor, con respeto y valores»

-¿Cuál diría que es la principal esencia de Sororidad?

-Para mí la esencia está en el apoyo de las mujeres, en el mensaje del agua. A través de la energía de lo que comunicamos el mensaje llega, se transmite y se traslada, y eso es lo que me gustaría. Casualmente mi apellido es Lafuente (risas). Me gustaría llegar a una sociedad mejor, con respeto y valores.

-¿Y no es, en muchas ocasiones, la moda un punto que agrieta la sociedad?

-Yo creo que en la moda participamos muchos creativos y cada uno mostramos nuestro carácter y mostramos también lo que nos gustaría. Para mí la moda no es solo belleza, no es solo vestirse; hay valores detrás de todo lo que quiero comunicar. Es una plataforma en la que puedo mostrar mis emociones, la creatividad, las sinergias. Por ejemplo, ahora, dentro de las participaciones artísticas, cuento con los camiones de Truck Art, que se convertirán en el escenario de fondo de la pasarela, reivindicando la igualdad, el respeto y la sostenibilidad mediante el arte urbano. Hay mucha participación.

-La mujer empieza ahora a cuestionarse las estructuras sociales y a hablar más alto. ¿Considera la colección una buena forma de comunicar la causa?

-Sí, en este caso estoy rodeada por muchísimas mujeres en todo el trabajo artístico. Por supuesto también hay hombres, pero es muy importante potenciar nuestros valores y visibilizarlos.

«De pequeña reciclaba, sin saber que era sostenible, las botellas de plástico y hacía pendientes»

-Siempre se vale de materiales sostenibles, dando a sus colecciones un aire que no se respira a menudo. ¿Cuándo decidió que su materia prima debía ser sostenible?

-De pequeña reciclaba, sin saber que era sostenible, las botellas de plástico y hacía pendientes; cogía telas de sábanas y las pintaba… Quizás me viene porque, a veces, tienes como una manera de verlo incluso sin el conocimiento. Ahora que tengo el conocimiento me reafirmo aún más. Trabajo con el apoyo de PEFC, que es el apoyo de los árboles; también con Signus Ecovalor, que se encarga de la recogida de neumáticos; con Textil Santanderina para los tejidos, que es una de las más pioneras en el tema. Para mí es muy importante la sostenibilidad.

-Es ineludible su fuerte compromiso con el medioambiente. ¿Cree que el mundo de la moda, dada su influencia social, debería ser más verde?

-Tenemos que ser más verdes y, sobre todo, comunicarlo a las nuevas generaciones; que haya conocimiento del respeto y de que tenemos que proteger todo lo nuestro y dejarlo como legado. Actualmente, en el mundo de la moda, el sector verde todavía es pequeño, por eso hay que potenciarlo y dar conocimiento a la sociedad para que puedan saber de dónde provienen los materiales. Tienen que contar con la información necesaria.

-Parece que, ahora, la sociedad está más concienciada y preocupada por el medioambiente, pero al final siempre se acaba comprando en tiendas que no respetan esos valores. ¿Cómo romper con esa tendencia?

-Lo importante es tener información de todo ello para que cada uno pueda elegir y decidir lo que va más acorde con su forma de vida. La información es lo más importante.

-¿Es realmente accesible la moda sostenible para el consumidor medio?

-Hay mucha diversidad, no es tan grande como otro tipo de producciones, pero hay opciones para todo.

-En el panorama nacional, las nuevas generaciones ven un punto de experimentación y conexión con diseñadores como Palomo Spain o María Ke Fisherman. ¿Piensa en este público a la hora de crear?

-Yo me dirijo pensando que para mí no existe ningún límite ni una edad marcada. Lo que me interesa es, sobre todo, la identidad, buscar valores en lo que llevas. Es más importante encontrar a personas afines a tu trabajo que una clasificación de edad.

«Ahora estamos en un momento de mujeres»

-¿De dónde emerge toda esa filosofía?

-En cada inicio de colección hay puntos que están siempre conectados que son el arte, la sostenibilidad y la innovación. Luego está la parte humana que me lleva a percibir, sentir y contar lo que en ese momento vivo. Ahora estamos en un momento de mujeres. Ojalá no tuviéramos que hablar de ello, que no hiciera falta.

-Alguna vez ha sacado algún modelo masculino. ¿Se plantea crear una colección para ellos?

-Siempre he hecho, más para encargos, algo para los hombres, aunque en menos cantidad. Siempre he diseñado más para mujeres, pero no tengo una limitación en cuanto a las cosas que pueda llegar a hacer.

-En la moda, como en otros artes, hay que seguir un camino. ¿Hacia dónde se dirige María Lafuente?

-Seguiré en el camino que llevo desde pequeña, que es el emocional y contar cosas que lleguen de una manera más allá de la estética, guiándome por el arte, sentir y vivir. Los creativos siempre buscamos trasladar nuestras emociones y volcarlas. Habrá personas que lo entiendan, otros que ya lo sigan. La misión es la de continuar comunicando mi planteamiento y mi forma de vivir y pensar.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

«Ahora estamos en un momento de mujeres. Ojalá no tuviéramos que hablar de ello»