«Si se pierde el hambre de la curiosidad, hay que dejar el periodismo y ponerse a tejer»

J. C. Gea

CULTURA

Alma Guillermoprieto
Alma Guillermoprieto FPA

Alma Guillermoprieto defiende la necesidad de «seguir contando, porque siempre sirve de algo aunque uno no se entere, para dejar constancia de nuestro tiempo y por joder»

03 may 2018 . Actualizado a las 22:54 h.

Como el pasado año, el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades ha obligado a sacar a alguien de su sueño a deshoras en algún lugar de América Latina. Hace doce meses fue en Rosario, Argentina, donde el fallo les llegó a los integrantes de Les Luthiers; hoy, en Bogotá, donde la periodista mexicana Alma Guillermoprieto ha amanecido con la noticia de su designación como la tercera mujer que recibe el galardón después de María Zambrano y Annie Leibowitz. La reportera está en uno de los países que más ama de su ya muy amado continente, haciendo lo que viene haciendo en las últimas cuatro décadas: ser testigo y ponerlo por escrito con una equilibrada mezcla de curiosidad, compromiso, rigor y fuerza narrativa.

-Imposible dejar de relacionar su premio y la fecha en que se le ha concedido: el Día Mundial de la Libertad de Prensa. ¿Empieza con una reflexión al respecto?

-Claro. Lo primero es decir que soy muy consciente de que me están dando un premio a mí, pero también al oficio; al hecho de que el oficio de periodista sigue siendo vital, nos protege a todos. El ejercicio del periodismo es indispensable para la democracia, y además necesita la protección de todos. Por eso, además, me alegra muchísimo que haya sido en el día de la Libertad de Prensa y aparte me da fe en el futuro de nuestro oficio.