Félix de Azúa: «En España se ha destruido la educación»

El catedrático habla hoy en A Coruña sobre los conceptos del arte y el sacrificio


madrid / e. la voz

Bajo el título Crash: el sacrificio mecánico. De Warhol a Cronenberg, el catedrático y académico Félix de Azúa será el encargado de pronunciar hoy en la sede coruñesa de la Fundación Barrié (20.00 horas) la tercera conferencia del ciclo La violencia y lo sagrado en el arte contemporáneo. Se trata de la segunda edición del programa, promovido en colaboración con la Asociación Amigos del Museo Reina Sofía.

-Su conferencia trata sobre el sacrificio mecánico, de Warhol a Cronenberg. ¿Qué significa esto?

-La charla trata sobre una cuestión curiosa que es la cuestión sacrificial. La palabra sacrificio es una palabra de la que hemos perdido la noción. Y la palabra sagrado no es otra que la palabra sacrificio. Pero en la vida moderna, porque hemos perdido la noción del sacrificio, creemos que no lo hay. La charla es para demostrar que efectivamente existen los sacrificios. En la antigüedad los sacrificios se hacían sobre un altar y los incas lo hacían en sus pirámides. Y nosotros los hacemos en un sitio muy particular.

-¿Cómo valora la situación cultural de España en la actualidad?

-En España se ha destruido por completo la educación. No solo en España, el arrasamiento ha sido general. No hace falta gente preparada, ahora solo hacen falta esclavitos. La universidad está más corrompida que la banca. Al no haber educación y con la aparición de las redes sociales e Internet, los efectos son espectaculares. Salen generaciones de jóvenes que no tienen la mayor idea de cómo es el mundo y no tienen instrumentos para luchar contra la maldad.

-Cree que la universidad está más corrompida que la banca. ¿Esto no pasaba antes? ¿Cuándo ha cambiado?

-A raíz del plan Bolonia. Fue una economización o mercantilización de la universidad. Convirtió a los departamentos universitarios en una especie de cajas de ahorro y, naturalmente, donde hay dinero, toman el poder los mediocres.

-¿Cree que el caso Cifuentes es un ejemplo?

-Le ha tocado a esta pobre mujer y se ha armado un escándalo espantoso. No obstante, el portavoz de los socialistas en Madrid tuvo durante ocho años en su currículo que era licenciado en Matemáticas cuando el pobre me parece que no ha hecho ni el bachillerato.

-Respecto a la situación de la lengua castellana, usted cree que hacen más los catalanes por el catalán que los españoles por el español.

-La cosa catalana es una religión. Antes eran carlistas y ahora son nacionalistas. El problema es el Estado, que no hace absolutamente nada.

-Se muestra crítico con el catalán. ¿Qué opina de la situación del gallego?

-Es más educadito. Delante de las disparatadas propuestas, el gallego se está portando bastante bien.

-¿Cómo valora la situación que ha vivido Cataluña en los últimos meses?

-No hay nada que valorar. Se ha hecho un desastre, pero como el Estado no existe… En España no tenemos Estado y esta gente hará lo que le dé la gana.

-¿Por qué considera que no tenemos Estado?

-Es evidente. Aplicaron el 155 y no han vuelto a hacer nada. Fueron allí y luego se fueron a casa a ver el partido. Rajoy lo único que ha leído en toda su vida es prensa deportiva. Con esos mimbres no se hace un Estado.

-Consideró hace dos años que Ada Colau debería estar sirviendo en un puesto de pescado. También que no era «feminista, sino mujerista».

-En la actualidad todo el mundo se ha dado cuenta de que es una mujer con muy poca preparación para llevar una ciudad como Barcelona. Es una mujer analfabeta.

-¿Qué opinión tiene del movimiento feminista que se está consolidando en España, especialmente a raíz del 8M?

-No tengo nada que decir. Ojalá se cumpliera la igualdad entre varones y hembras. Poca cosa más se puede decir.

Comentarios

Félix de Azúa: «En España se ha destruido la educación»