Polémica independentista en el broche final del Primavera Sound

Los trabajadores del festival repartieron caretas con la cara de Carles Puigdemont durante la sesión de DJ Coco

La Voz

Miembros de la organización del Primavera Sound vestidos con chalecos amarillos repartieron este domingo, al cierre de esta edición del festival, caretas con la cara del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

Las caretas fueron distribuidas durante la actuación de DJ Coco. Se encontraban almacenadas en cajas que nadie sabe con exactitud quién ordenó sacar, pero que pronto quedaron vacías, y las caretas, repartidas entre las miles de personas que echaban el resto en el último concierto del multitudinario festival barcelonés.

A partir de ahí, el Fórum se llenó de imágenes curiosas: personas bailando con las caretas puestas, otras que las llevaban en la mano cual pulsera, la de los que colocaban la cara del expresident como objeto decorativo en barras y mobiliario, y la de los que se la ponían en la nuca, generando un extraño efecto que provocó más de un susto entre la multitud. 

Parte de quienes recibieron las caretas eran extranjeros, que habían viajado expresamente a Barcelona para acudir al Primavera Sound y cogieron el regalo con extrañeza, al no reconocer la cara que había en ella. También resultó rara la presencia del rostro de cartón de Puigdemont entre determinados asistentes, que criticaron el gesto y lamentaron que un festival de música mezclase la fiesta con asuntos políticos.

Según explica La Vanguadia, es una tradición del festival que la última noche se repartan máscaras de papel con la cara de alguna persona conocida para que se baile con ellas puestas durante la sesión de DJ Coco, encargado de cerrar la cita cada año. «Todo ello -apunta el diario catalán- se lleva a cabo como una broma interna entre los trabajadores y de la que la dirección se mantiene al margen».

No fue la única polémica que ha empañado esta edición del Primavera Sound: la presencia de Amaia, concursante de Operación Triunfo 2017, en el cartel entusiasmó a muchos, encantados con su bautismo indie, pero decepcionó a los más puristas del género, enfurruñados por tener que codearse con lo más mainstream del momento.   

Otro que llevó el festival a los titulares fue C. Tangana, quien durante una rueda de prensa, acompañado de Yung Beef y Bad Gyal, quiso desafiar a la Justicia a cuenta de una pregunta sobre Valtonyc con unas provocativas declaraciones sobre el rey: «El rey soy yo, el Rey es un gilipollas; la madre del Rey me come los cojones», dijo el músico de trap Antón Álvarez Alfaro. Añadió que la monarquía es «un robo» y la democracia representativa, «terrorismo». «No es un presidente del Gobierno que ha estado robando a la peña, es un chaval que está subiendo música a Internet», agregó en defensa del artista condenado. 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Polémica independentista en el broche final del Primavera Sound