De espías de las buenas


Los créditos principales incluyen a dos nombres de respeto, aunque sus carreras no hayan dado todavía un pleno absoluto: el director Brad Anderson, autor de El maquinista (2004), y el guionista Tony Gilroy, debutante a la cámara con Michael Clayton (2007). Anderson nació en los primeros sesenta y Gilroy una década antes, con lo cual fueron espectadores en la gloriosa década del Nuevo Hollywood. Eso deja un poso diferencial, aquí en cuanto a espionaje, que incluye un agradecido regusto a Le Carré. Conste lo raro de que El rehén se estrene aquí, en un momento en que las pantallas españolas se están mostrando muy reacias al producto estadounidense -a modo de ejemplo, uno de los mejores wésterns recientes, Hostiles, de Scott Cooper, permanece inédito un año después-, aplastado por el mainstream palomitero. Será por el tirón de Hamm, aquel memorable Don Draper de Mad Men (2007-2015), al fin ahora en un buen papel, el de un espía que regresa a Beirut para negociar la entrega de un rehén.

Aunque su planteamiento es fiel a esta variante del thriller, el guion de Gilroy va más allá y saca a relucir la porquería de los intereses de su país en Oriente Medio, naturalmente, a través de la CIA. Aunque la trama arranca en 1972, cuando Beirut ya era un polvorín de odios, pero con la mecha apagada, su grueso transcurre una década después, cuando ya imperan el caos y la destrucción. En ese contexto, corren las horas para la liberación de un estadounidense al que una facción palestina desea canjear por un peligroso yihadista. Habremos visto algo así docenas de veces, pero el tándem Anderson-Gilroy, con la ayuda de una foto singular -sucia, oscura, realista- y una cámara que evita la notoriedad, revierte en una de espías de las buenas. Súmese el impecable trabajo de dirección de arte -la capital libanesa recreada en su casi totalidad en Tánger- y tendremos un filme que vale la pena y que no se merece ser vista por un espectador en solitario, como fue el caso de este crítico. ¿De qué nos quejamos, si cuando ponen cine del bueno pasamos de verlo…?

«BEIRUT»

EE. UU., 2018.

Director: Brad Anderson.

Intérpretes: Jon Hamm, Rosamund Pike, Dean Norris, Mark Pellegrino, Jonny Coyne, Mohamed Zouaoui, Alon Aboutboul, Shea Whigham, Larry Pine.

Thriller.

109 minutos.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

De espías de las buenas