Concluye la Seminci sin una favorita a la Espiga de Oro

Manifiesto del cine español frente al cambio climático

El cineasta Siew Hua Yeo
El cineasta Siew Hua Yeo

Valladolid / E. La Voz

La suerte está echada y este sábado al mediodía se conocerá la decisión del jurado internacional. Para la tabla de críticos que asiste al festival, y que suele dar en la diana, la favorita saldría de la danesa The Guilty y la sueca Border, aunque en general el tono ha sido de notable alto al confirmarse la Seminci en el certamen de cierre del gran circuito y reservar la sección oficial para algunos de los galardonados en otros festivales. Ayer mismo, en un día marcado por la ecología, la sección oficial nos deparó la notable coproducción de mayoría islandesa, que en España se titulará La mujer de la montaña, de Benedikt Erlingsson, en el que una activista ecológica emprende una cruzada solitaria contra una multinacional del aluminio. Desde Singapur nos llegó A Land Imagined, la segunda de Yeo Siew Hua, ganadora en Locarno, una trama en clave de thriller en torno a dos mundos dispares pero relacionados, la inmigración ilegal y los inmensos rellenos de arena de contrabando que van ganando terreno al mar sin control alguno. Previamente, el italiano Paolo Virzi, que un par de años antes se llevara la Espiga con Locas de alegría, regresa a la comedia, esta vez ambientada en el mundo del cine en 1990, cuando todavía vivían en Roma muchos de los grandes maestros. Un productor aparece asesinado y culpan a tres jóvenes guionistas. De incuestionable interés cinéfilo, se trata de un enredo muy desequilibrado e incluso reiterativo.

Insistiendo en el anotado matiz ecológico, se desarrollaron las primeras Jornadas de Cine y Cambio Climático, con ecologistas y gentes del cine, promulgando el primer manifiesto El cine español frente al cambio climático, firmado por más de 40 profesionales del medio, quedando abierto nuevas incorporaciones. Además de invitar al Gobierno e instituciones a sumarse a la propuesta piden “apoyar proyectos y rodajes a través de un ‘Sello Verde’ que garantice y premie el espíritu sostenible de nuestras futuras producciones”, con medidas relativas a los departamentos de producción, arte y vestuario, maquillaje y catering. Greenpeace, Asociación Estatal de Cine (AEC), la Universidad de Valladolid, Ecologistas en Acción y el soporte de la Concejalía de Medio Ambiente de Valladolid, colaboraron en estas Jornadas a las que Seminci se sumó con la concesión de su primera Espiga Verde a la película búlgara Ága, de Milko Lazarov.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Concluye la Seminci sin una favorita a la Espiga de Oro