Ana Belén, la artista que siempre ha estado ahí

«Vida», su nuevo álbum, nos devuelve a una figura omnipresente en las últimas cinco décadas de la vida cultural española. Se trata del disco en el que retrata con serenidad cómo ve la vida a los 67 años: alegre, satisfecha y con ganas de seguir emocionándose


Ha estado siempre ahí. De pizpireta niña prodigio en la película Zampo y yo (1965). Como icono del destape, enseñando un pecho femenino por primera vez en un filme español, El amor del capitán Brando (1974). Colando la música brasileña en España con un Balance que invita a la fiesta. En los coches familiares, con los niños coreando el «miralá, miralá» de La puerta de Alcalá. En La corte del faraón cantando al ralentí y encendiendo pasiones. Junto a Víctor Manuel, Miguel Ríos y Joan Manuel Serrat en la gira El gusto es nuestro, que desbordó todas las previsiones. Metiéndose en la piel de Federico García Lorca a finales de los noventa con Lorquiana. Participando en el anuncio de la ceja de apoyo a Jose Luis Rodríguez Zapatero en el 2008. Recogiendo el Goya de Honor en el 2016 a toda una carrera. O explicando eternamente en revistas y programas de televisión el porqué de la longevidad de su relación con Víctor Manuel, como si de un fenómeno paranormal se tratase.

En efecto, son más de 50 años con Ana Belén ahí, formando parte del paisaje de este país y viéndola surgir en todo tipo de escenarios. Se trata de uno de los rostros con pieza obligada en el puzle cultural y social del último siglo de este país. Por eso, cuando aparece de nuevo en escena todo suena a ritual. Esas fotos tan bien contrastadas que parecen salidas de anuncios de cosméticos. Ese hablar pausado de las entrevistas que embelesa a los periodistas. Esa figura delicada que emerge e incita a preguntar por la edad de esta mujer en cuyo DNI pone María del Pilar Cuesta Acosta y el 27 de mayo de 1951 como fecha de nacimiento. Tiene, sí, 67 años, el mismo extraño y cautivador semblante de siempre y un disco nuevo que presentar: Vida.

Se trata de su primer álbum con repertorio inédito en 11 años. Durante todo este tiempo la artista había estado implicada en discos de versiones y directos (entre ellos la recuperación de la gira El gusto es nuestro 20 años después). Todo hasta que, de pronto, sintió el impulso de lanzar un nuevo trabajo con material nuevo, de procedencia diversa pero con un hilo común: esa vida a la que hace mención el título, pero sobre todo el modo de vivirla más allá de los 65. Con pasión. Con alegría. Con ternura. Con ganas de derribar fronteras. Con todos los colores que exhibe a lo largo del disco.

El adelanto del álbum ya hablaba a las claras. Esta vida es un regalo aparecía por ahí con sonido denso y suave, de gruesos bajos y pianos en su sitio, que se llenan de alegría e instrumentos de viento al llegar al estribillo. La letra no deja lugar a dudas: «Tu sonrisa decora la tarde con canciones hermosas que vuelan / mariposas que llenan el aire de esperanza y hierbabuena». Aquí se está celebrando el momento. Lo vivido. Pero, sobre todo, lo que queda por vivir.

En esa línea también se presenta la pieza homónima Vida, escrita por Víctor Manuel. Cuando, arropada por lujosos arreglos de cuerdas, canta líneas como «puedo mirarme al espejo sin reproches y sin miedos» parece que se reafirma. Para instalarse más tarde en esa placentera sensación de tranquilidad que solo se adquiere a cierta edad, conservando parte de la energía del pasado. Brilla de manera especial Cuando te encontré, la canción escrita por Jorge Drexler. Incluso con la voz de Ana Belén, se puede percibir ese corazón acústico-detallista y esas pausas que le imprime el uruguayo a su música. Bien podría incluirse en su excelente Salvavidas de hielo. Tema de amor embriagado, tiene esos versos Made in Drexler tipo «cuando te encontré sin saber que te estaba buscando».

También le ha escrito un tema el gallego Andrés Suárez, Isla que habitas en mí, con la que abre el disco. Precede a Mujer valiente, de Rozalén, uno de los momentos clave del disco. Ana Belén se pone en la piel de una mujer que tiene que romper una relación enferma: «Ha llegado el momento de ser feliz / así seguro con más valor ya consiga quererme mejor / Yo que soy mujer valiente ahora ondeo a los cuatro vientos mi libertad / así quiero ser capaz de mirarme por dentro y comprender que es a mí a quien más debo amar».

RESCATE DEL PASADO

Vida contiene dos composiciones de Federico Lladó, fallecido en el 2013. «Son temas que nos llegaron a través de su hermana; de esas cosas increíbles que te encuentras en la vida», explica Ana Belén en su web. Destaca ¿Quién manda ahí afuera?, tema preñado de buenas intenciones. «Que se abran todas las fronteras, que se quemen todas las banderas / que seamos un solo planeta, o de todos o de nadie». Inevitable pensar en el Imagine de John Lennon. También en las reacciones que despertará entre sus detractores, quienes siempre la acusan de ser una socialista burguesa que, sin embargo, encanta a la gente de derechas, al considerar su mensaje meramente estético.

Entre el elenco de compositores aparece también Dani Martín. Su notable Everest se adapta perfectamente al registro de balada de Ana Belén. Con un tono pretendidamente emocional marca uno de los picos particulares de Vida, el disco que nos ha traído aquí otra vez a ese rostro que ven en esta página. El de una mujer que, tal y como se dice en el arranque de estas líneas, ha estado siempre ahí. Y va a seguir estando.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Ana Belén, la artista que siempre ha estado ahí