Asturias, una isla cultural que perdió brillo en 2018

El Principado desciende hasta el puesto 14 de 18 en el informe anual de la Fundación Contemporánea sobre calidad e innovación de la oferta cultural, y se equipara a las islas, solo por delante de La Rioja, Mellia y Ceuta. Gijón mantiene el tipo

Un momento de la representación de «Tosca» durante la temporada de Ópera de Oviedo 2018-19
Un momento de la representación de «Tosca» durante la temporada de Ópera de Oviedo 2018-19

Si 2017 no fue un año especialmente luminoso para la cultura en Asturias, 2018 ha resultado aún más mate: un 2,9 por ciento menos brillante, si hay que asumir los criterios de evaluación y el dictamen de los especialistas consultados por la Fundación Contemporánea para su informe La cultura en España en 2018, que acaba de ver la luz. Las menciones de acontecimientos, actividades o instituciones culturales más destacados del año recogidas en este observatorio anual dejan al Principado al borde mismo del furgón de cola, en una 14º posición de las 18 en el ránking que mide la calidad e innovación de la oferta cultural por comunidades y ciudades autónomas. En concreto, Asturias desciende dos posiciones, se equipara a las insulares Baleares y Canarias y solo figura por delante de La Rioja, Melilla y Ceuta. En ese ceniciento panorama general, dos únicas referencias culturales figuran en el listado de las 100 más destacadas del año: la Feria Europea de Artes Escénicos para Niños y Niñas FETEN (que desciende 11 posiciones, hasta el vigésimosegundo puesto aunque mantiene su valoración) y los Premios Princesa de Asturias, que figuran en el puesto 72, con un acusado descenso de 21 posiciones.

El cuadro se alivia algo al atender al listado por ciudades gracias a la buena posición relativa de Gijón, que ocupa el mismo lugar que Asturias -décimocuarto- pero en un ránking de 32 ciudades. La villa de Jovellanos desciende, aún así, una posición respecto a 2017, con un 7,5 % de menciones, en la lista encabezada por Madrid (92,5%). Figura tras Santiago de Compostela y Vitoria, en un tramo entre el 7 y el 8% en el que también se encuentra La Coruña. Oviedo ocupa el lugar 23º, con un 3,8%, de alusiones: la misma puntuación que Segovia y ligeramente por encima de ciudades como Mérida, Burgos y Toledo

Una reanimación que no llega a Asturias

El informe se viene realizando cada año desde 2009 a partir de una encuesta anual que se propone a más de mil profesionales de un panel de expertos que incluye creadores de todas las disciplinas, gestores y responsables de industrias culturales y de instituciones. Este año han sido 336 los que han enviado a la Fundación Contemporánea sus elecciones, a fin de presentar una batería de  «indicadores relativos a las diferentes áreas de la cultura, a la actividad cultural de las diferentes comunicades autónomas, a las instituciones y acontecimientos culturales más destacados del año y a la evolución anual de los presupuestos de la cultura» y el desarrollo profesional del sector en España. El contexto de este año, como el de los tres anteriores, es por cierto el de una recuperación progresiva, aunque algo menor que la de 2017, con un crecimiento estimado del 3,86%. Casi el 40% de los consultados asegura haber trabajado con más presupuesto y más de la mitad tiene expectativas aumentarlo para este año. Además, también se eleva el factor cualitativo: en el análisis por 'campos de la cultura', por primera vez todos superan los 7 puntos en la valoración global. La gastronomía está disparada como el área mejor valorada, seguida por el diseño, la literatura, la moda y la fotografía.

Ese moderado optimismo no consigue cruzar la cordillera. No, al menos en su parte asturiana. La programación cultural y las instituciones y acontecimientos del Principado solo han sido mencionadas por 4,9% de los consultados (no llegan a 17 del total) una distancia casi sideral del 87,2% de menciones que ha recibido Madrid, en cabeza -y a distancia- de una lista en la que siguen en sus mismas posiciones absolutas el País Vasco  y Cataluña. El descenso de Asturias contrasta con el ascenso de comunidades vecinas como Castilla-León, que pasan del 8º al 6º puesto (15,5% de menciones), Galicia (en la séptima posición) y Cantabria (en la octava), aunque ya en ambos casos por debajo del 10% de menciones. La posición de esta última comunidad pone, por cierto, en cuestión la posible invocación a la uniprovincialidad de Asturias como factor de desventaja respecto a sus autonomías vecinas. Los dos acontecimientos más alabados por el panel de expertos, FETEN y los Premios Princesa, fueron citados por un 3,4% y un 1,4% de los especialistas, respectivamente.

Volviendo al cuadro general, dentro de las 10 referencias anuales que se solicitaron a los participantes en el observatorio, museos y centros de arte siguen siendo los buques insignia de la cultura en España, con El Prado, Reina Sofía y Guggenheim en vanguardia. Las más valoradas por los expertos asturianos en relación a su propio territorio están encabezadas de nuevo por el Centro Niemeyer, aunque con una disminución de menciones (58% frente al 88) empatado con la temporada de Ópera de Oviedo (que sube 4 posiciones) y FETEN, que protagoniza el ascenso más marcado, 9 posiciones por encima de 2017. En cuarta posición, dos por debajo de 2017, el Museo de Bellas Artes de Asturias (50%), seguido de Laboral Ciudad de la Cultura, Festival Internacional de Cine de Gijón, Teatro Palacio Valdés, Premios Princesa de Asturias, Teatro Jovellanos y Teatro Campoamor.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Asturias, una isla cultural que perdió brillo en 2018