Alaska: «Soy muy controladora y cuando se me escapa algo, me entra mucho vértigo»

Virginia Madrid

CULTURA

«Extrapolaciones y dos preguntas» es el décimo tercer álbum de Fangoria, un trabajo con el que celebra junto con Nacho Canut, 30 años de carrera juntos: «Entre nosotros sobran las palabras. Nos compenetramos bien, hay libertad y respeto, pero sobre todo sabemos cuándo debemos callarnos» confiesa la artista

09 mar 2019 . Actualizado a las 09:36 h.

WARNER MUSIC SPAIN

Enfundada en un vestido de encaje negro, medias de rejilla y bailarinas de strass a juego, nos recibe espontánea y simpática. Sus impresionantes ojos ahumados y sus labios rojo sangre destilan una personalidad fascinante y arrolladora. Transmite calma, habla pausadamente y desprende esa seguridad de quien lleva más de treinta años de carrera y sabe de qué va esta gran fiesta que es la vida: «Para mí, lo importante, siempre ha sido el camino, nunca llegar». Artista y diva, Alaska y Olvido asegura que son la misma persona: «No es mi nombre artístico, porque no considero que tenga una especie de trabajo en el que a una determinada hora tengo otra vida, y llevo otra ropa. Mi oficio es mi afición. Por eso, desde que era una adolescente, cada día intento que mi vida siga siendo lo que quiero que sea». Se confiesa práctica y pragmática, se agobia con todo y no aguanta a la gente que siempre quiere llevar la razón, porque «me aburren». Casada con Mario Vaquerizo desde hace veinte años asegura: «Con Mario estoy muy bien. No me gusta idealizar los comienzos de una relación, sino que valoro enormemente los momentos de calma juntos. Eso para mí es maravilloso y me encanta». Alaska es mucha Alaska.

-«Extrapolaciones y dos preguntas» es el título del nuevo trabajo de Fangoria. ¿Cómo afrontas el lanzamiento de este nuevo trabajo? ¿Nerviosa?

-Nervios nunca. No los tuve antes, en los comienzos, ni ahora tampoco. El disco ya está hecho, lo hemos hecho lo mejor que hemos podido, con mucha ilusión y muchas ganas, pero si gusta o no, o que sea un éxito, ya no está en nuestra mano. Ahora toca esperar.