«Dumbo», el mundo cruel bajo la carpa

El nuevo filme del cineasta californiano Tim Burton visita de nuevo el universo Disney

Fotograma del filme «Dumbo», en el que trabajan los actores Michael Keaton y Danny DeVito, y que encarnan papeles antagónicos
Fotograma del filme «Dumbo», en el que trabajan los actores Michael Keaton y Danny DeVito, y que encarnan papeles antagónicos

 Antes de vérselas con los japos de Pearl Harbour, en el 1941 de Spielberg, el general interpretado por Robert Stack lloraba como una Magdalena en la soledad de un cine ante la secuencia de amor maternal, con cruce de trompas incluido, del Dumbo de Disney. Ese espíritu tierno y llorón que hacía gimotear hasta a un militarote de pelo en pecho se conserva en la revisión de la obra maestra del tío Walt que nos llega ahora de la mano de Tim Burton, en la que sin duda es su mejor película desde Alicia, por cierto, otra adaptación que recicló el universo Disney. No olvidemos que Burton nació predestinado, en Burbank, donde estaba la fábrica de sueños animados disneyiana, en la que, además, el director veló sus primeras armas.

Claro que los acerados engranajes del cine hiperindustrial han castrado de nuevo al autor de Bitelchús, Eduardo Manostijeras o Ed Wood, pues el ingenio gamberro del Dumbo original está suavizado aquí, en aras de la corrección. Por ejemplo, la recordada secuencia de la borrachera del elefantito orejón, cumbre del cine alucinógeno, ha sido sustituida aquí por un desfile coreográfico de chicas a lo Busby Berkeley que hacen pompas de paquidermos rosas, interludio que aprovecha el músico de Burton, el gran Danny Elfman, para hacerle un homenaje a Nino Rota y a Fellini: ¡viva el circo!

En todo caso, los niños lo pasan bien, el incrustado de los escenarios y animalitos CGI [imágenes generadas por ordenador] con los actores de carne y hueso es excelente y para los adultos amantes de las lisergias variadas también hay recompensa: la trapecista Eva Green, con sus ojos de personaje de Cocteau, ceñida por un apretadísimo corsé, cabalga al pequeño paquidermo volante en una secuencia de llorar de risa de puro disparate conceptual; además, en su interacción con el elefante virtual, la diva emula a la Elsa Martinelli de Hatari.

Fotograma de «Dumbo» en el que aparece la actriz Eva Green con el célebre elefante
Fotograma de «Dumbo» en el que aparece la actriz Eva Green con el célebre elefante

Por lo demás, más allá de la simplificación del mensaje del Dumbo primitivo, sobre el martirio del diferente -tan caro a Burton- y la crueldad de la sociedad bajo la carpa del circo mundial, la belleza del espectáculo está asegurada y con grandes momentos a cargo de Michael Keaton (empresario perverso), Danny DeVito (empresario bondadoso) y de la niña de la función, una maravillosa Nico Parker, hija en la vida real de la actriz Thandie Newton.

«DUMBO»

EE.UU.-Reino Unido, 2019.

Director: Tim Burton.

Intérpretes: Colin Farrell, Michael Keaton, Danny DeVito, Eva Green, Alan Arkin, Nico Parker, Finley Hobbins, Deobia Oparei, Joseph Gatt, Sharon Rooney, Michael Buffer, Frank Bourke, Jo Osmond, Douglas Reith, Roshan Seth, Philip Rosch, Lucy DeVito, Sandy Martin, Lars Eidinger, Zoe Scott, Bern Collaco, Zak Holland, Bernardo Santos, Sarah Bennani, Jessie Vinning, Joakim Skarli, Richard Price, Erick Hayden, Amerjit Deu, Harry Taylor, Ian Porter, Phil Zimmerman, Eleanor Ham, Philips Nortey.

Fantasía.

113 minutos.

Comentarios

«Dumbo», el mundo cruel bajo la carpa