¿Qué tiene en común Asturias y un célebre grupo de rock japonés?

Un episodio de hace más de cuarenta años hizo que Yoh Oyama nombrase a la banda como la tierrina

;
Asturias, el eléctrico grupo de rock progresivo japonés El nipón Yoh Ohyama lidera una formación con treinta años de vida nombrado en honor a una pieza musical de Isaac Albéniz

Redacción

Treinta años de trayectoria, tres etapas distintas y un proyecto que comenzó cuando Yoh Ohyama, siendo estudiante de secundaria, escuchó por primera vez Asturias, de Isaac Albéniz. La pieza le cautivó y le hizo decidirse hace más de cuarenta años por nombrar a su banda en honor a la tierrina. El grupo japonés comenzó su andadura en los 80, donde se hizo un nombre como una de las formaciones más importantes del rock sinfónico progresivo japonés. Un estilo que fue perfeccionando y evolucionando con el tiempo. Oyama se enamoró del rock progresivo gracias a Tubular Bells, de Mike Oldfield, que ya en 1976 le hizo decantarse con solo 14 años por la música

Once años después nace Asturias, cuando el nipón se hallaba grabando el que sería el disco debut de la banda, Circle in the Forest, publicado en King Records, una de mayores compañias discográficas de Japón. Los siguientes años afianzaron el prestigio del grupo que, sin embargo, no se pudo trasladar a su sello discográfico, por lo que el proyecto de la banda se suspendió. 

El grupo renació en 2003, cuando Oyama decide retomarlo como cuarteto acústico, renombrándolo como Acoustic Asturias. En 2004 produce su primer álbum bajo la nueva denominación, titulado Bird’s Eye View, junto a Yoshihiro Kawagoe (piano), Misa Kitatsuji (violín) y Kaori Tsutsui (clarinete). Como el líder de la formación se hallaba en constante búsqueda de nuevas influencias y sonidos con los que darle un toque diferencial al grupo, en 2009 vuelve a cambiar el nombre del mismo y a incluir la guitarra eléctrica.

Electric Asturias es la última versión del grupo que, a pesar de contar con dos cambios de nombre, mantiene la esencia que les hizo granjearse un puesto privilegiado en el panorama de rock progresivo japonés. Y, sobre todo, cuida el distintivo que le ha acompañado en las tres décadas de existencia de la banda: la palabra Asturias. Una pieza musical de Isaac Albéniz escuchada hace más de 40 años por un joven estudiante de secundaria de 14 años alumbró un prestigiosos grupo japonés que lleva grabado a fuego el nombre de la tierrina.

Comentarios

¿Qué tiene en común Asturias y un célebre grupo de rock japonés?