La «reina de las nieves» se corona en Asturias

Lindsey Vonn está considerada como la mejor esquiadora alpina de todos los tiempos, cuenta con ocho medallas en Campeonatos del Mundo y tres en Juegos Olímpicos

Lindsey Vonn celebra su victoria en la final de la copa del Mundo de Esquí Alpino.
Lindsey Vonn celebra su victoria en la final de la copa del Mundo de Esquí Alpino.

Madrid

La esquiadora estadounidense Lindsey Vonn, que en febrero se retiró de las pistas con un récord femenino de 82 victorias en la Copa del Mundo, ha agrandado su palmarés con el Premio Princesa de Asturias de los Deportes que la encumbra como «reina de las nieves».

Vonn se ha convertido en la sexta mujer en ganar el Princesa de los Deportes diez años después de que el galardón recayese en la atleta rusa Yelena Isinbayeva y se suma así a la nómina de ganadoras que completan Steffi Graf (1999), Arantxa Sánchez Vicario (1998), Hassiba Boulmerka (1995) y Martina Navratilova (1994).

Con un palmarés deportivo que ya la ha convertido en leyenda, la esquiadora ha conseguido cosechar una «excelente trayectoria» en los mundiales y en los Juegos Olímpicos gracias a su «capacidad de superación» y su «ejemplo de deportividad», según el fallo del jurado. Retirada a los 34 años desde el pasado mes de febrero por sus lesiones en sus rodillas, la considerada como mejor esquiadora alpina de todos los tiempos cuenta con ocho medallas en Campeonatos del Mundo (dos oros, tres platas y tres bronces) y tres preseas en Juegos Olímpicos (un oro y dos bronces).

Nacida en St. Paul, en el estado de Minnesota, donde comenzó a esquiar, se formó deportivamente en Vail (Colorado), con la campeona olímpica Picabo Street como principal referente. Su debut en la Copa del Mundo lo hizo con 16 años en el eslalon de Park City (Utah) y se estrenó como olímpica en Salt Lake City 2002 con 17 años. Tras una primera victoria en la Copa del Mundo en 2004 en el descenso de Lake Louise (Canadá), su pista talismán, en la que celebró 18 de sus 82 triunfos, afrontó sus segundos Juegos en 2006 en Turín, donde un accidente en sus entrenamientos frenó sus aspiraciones.

Después de ser tratada en un hospital a los dos días reapareció con fuertes contusiones para competir, acabar en octava posición y merecer el premio al Gesto Olímpico de su país. Al año siguiente, y después de sus dos primeras medallas en Mundiales, sufrió el primer problema serio en una de sus rodillas, aunque, pese a ello, encadenó ocho victorias en la Copa del Mundo de descenso y ganó cuatro veces la Copa del Mundo, competición que en mujeres sólo se ha anotado más veces la austríaca Annemarie Moser-Pröll.

Los Juegos Olímpicos de Vancouver 2010, los terceros en los que participaba, la encumbraron en lo alto del podio de descenso y a colgarse el bronce en el súper gigante, un año antes de sumarse al selecto grupo de esquiadoras que han ganado en todas y cada una de las disciplinas. Vonn, la mujer con más victorias en la historia de la Copa del Mundo de esquí alpino, consiguió en 2016 su triunfo número 63, superando el récord que ostentaba Annemarie Moser-Pröll desde los años setenta. En total, ha logrado 82 primeros puestos en esta competición, a solo cuatro del récord del sueco Ingemar Stenmark.

El jurado del Premio de los Deportes también ha tenido en cuenta en la concesión del galardón la labor social de la deportista, que ha puesto en marcha una fundación que lleva su nombre en favor del apoyo y orientación de las mujeres jóvenes a través de la transmisión de valores educativos, deportivos y de desarrollo personal. La esquiadora ha recibido, entre otros reconocimientos, el premio del Comité Olímpico de su país a la deportista del año 2010, los de Excelencia en el Deporte a la Mejor Atleta y dos premios Laureus a la deportista del año 2010 y Spirit of Sport 2019.

Vonn toma el relevo en este galardón del alpinista italiano Reinhold Messner, el primer hombre que coronó las catorce montañas más altas de la tierra, y del polaco Krzysztof Welicki, el primero en ascender el Everest en invierno, ganadores el pasado año.

Este galardón, al que optaban veinte candidaturas de ocho nacionalidades, es el cuarto en fallarse de los ocho premios que anualmente concede la Fundación Princesa de Asturias, tras el de Cooperación Internacional, concedido a Salman Khan y la Khan Academy, el las Artes, que ha recaído en el dramaturgo británico Peter Brook, y el de Comunicación y Humanidades, que ha sido otorgado al Museo del Prado.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

La «reina de las nieves» se corona en Asturias