Una botella de agua, el gazapo final de «Juego de Tronos»

Después del comentado vaso de café que se coló en el capítulo cuatro, ahora los fans más avispados han descubierto otro error


Redacción / La Voz

Parece que la última temporada de Juego de Tronos, la más esperada, se grabó con prisa. La tensión se presupone, con la impaciencia de millones de fans que querían descubrir el destino final de los personajes de la mítica serie. Si hace unos capítulos, concretamente en el cuatro, los seguidores más avispados cazaron un vaso de café sobre la mesa en una de las escenas. Atención, si aún no has visto la última temporada de la serie no sigas leyendo ¡Ojo, spoiler!. El vaso, que en un principio se pensó que era de la conocida cadena de cafés para llevar Starbucks, aparece en Invernalia después de la gran batalla contra los Caminantes Blancos, concretamente a los 17 minutos y 40 segundos del comienzo del capítulo.

Si es raro que ocurra esto en una superproducción con miles de ojos revisando hasta el más mínimo detalle antes de que llegue a manos del telespectador, más raro es aún que ocurra dos veces. Tras el patinazo del vaso de café, que HBO borró de manera digital, una de las productoras ejecutivas, Bernie Caulfield, pidió disculpas en una entrevista en la radio neoyorquina WNYC. «Los profesionales de la serie están implicados un 1.000 %. Si este fallo es lo peor que podemos encontrar, es que estamos en buena forma». La propia cuenta oficial de Juego de Tronos en Twitter lanzó una broma: «Noticias desde Invernalia. El latte del episodio fue un error. Daenerys había pedido té de hierbas».

Y ahora, cuando ya se sabe el destino final de los Siete Reinos, los fans, que no sacaban ojo de la pantalla para no perderse ni un minuto del esperado desenlace de Juego de Tronos, han encontrado otro error similar al del vaso de café. Se trata de una botella de agua de plástico, que poco pega en Invernalia, pero que alguien intentó esconder tras su pierna sin éxito. Lo ha descubierto una ávida usuaria de Twitter, @bethisloco, que incluso acercó la imagen, para mostrar bien que se trataba de una botella de agua. 

Aunque no se sabe muy bien quién es el culpable de dejarse la botella de agua si Samwell Tarly o el noble de su lado, que los fans aún no saben muy bien quién es. Pero el caso es que tras saciar su sed, cometieron el error de dejar la botella en la escena, y pese a que no se ve completamente, sí que es cierto que este elemento que concuerda tan poco con la estética de Juego de Tronos, se ha colado en el último capítulo de la serie. Y ya van dos veces en apenas cuatro capítulos. 

Juego de Tronos 8x06: Los reyes ya no nacen, se hacen

María Viñas

Más allá de cualquier decepción o satisfacción, la historia de la televisión vivió esta madrugada un momento histórico: miles de espectadores trasnocharon para asistir al final de una era, el mayor fenómeno televisivo de la última década (Prepárense: vienen spoilers)

Por lo menos no fue todo un sueño. Tras ocho temporadas alimentando sofisticadas tramas que, al final, resultaron ser callejones sin salida -tanta conjetura para nada-, Juego de tronos resolvió esta noche el futuro de Poniente con un capítulo muy bonito de ver, claro que sí, pero apresurado y vaciado de todo contenido complejo: el atajo para cerrar esta folletinesca historia medieval fue correcto, y ya. Mucho lerele y poco lirili. Tuvo algún momento delicioso, escaso aunque reconfortante, emotivo y ocurrente en el que la palabra se impuso a la acción y funcionó, pero tampoco demasiado, tampoco para echar cohetes. ¿Dónde quedó la épica, especialmente a medida que el episodio iba avanzando? ¿En serio era Bran «el Tullido», rey de los Seis Reinos, la agridulce conclusión prometida? Quién se lo iba a imaginar; muy pocas quinielas serias contemplaban tal opción.

Seguir leyendo

Comentarios

Una botella de agua, el gazapo final de «Juego de Tronos»